Main menu

Pleitesía

Los así llamados "buscadores de la verdad" suelen sentir en un determinado período de su exploración vital la necesidad de encontrar información y sobre todo referentes dónde fundamentar el siguiente paso a realizar en su recién comenzado camino de auto-descubrimiento. En muchos casos esa búsqueda que emprende el sujeto es externa y sirve, sin que el individuo sea muy consciente de ello, de estimulación a la búsqueda interna, otorgándole herramientas y conocimientos que de otra manera le serían mucho más difíciles de adquirir.

Además, la era de Internet ha servido entre otros muchos factores, para permitir el flujo de bits de información, que no son otra cosa más que energía fluyendo y de esta manera hacerla asequible a todo aquel que esté destinado a encontrarla. La energía tiene autoconciencia y por tanto, buscará a sus iguales, rastreando constantemente a un portador capaz de albergar esa vibración energética -o como usted le quiera llamar- para poder seguir el proceso en marcha de expansión y crecimiento del cual usted es sólo una parte. El Universo no se detiene en su afán de apertura y experimentación y no cesará jamás de buscar caminos para abrirse paso dentro de la oscuridad que bien usted de forma inconsciente, bien terceros, hayan esparcido a su alrededor cual malla metálica oscura y densa.

Sin embargo, existe un peligro que considero relevante en dicho proceso, caer en la adoración y la pleitesía, eliminando la propia fuente de información interior sacrificando esa fuente sagrada en un conocimiento externo que otros le traerán para que sea saciado su apetito, vendiéndoles de esta manera una verdad ajena a usted mismo sin que sea consciente de ello. Se trata en el fondo de una cesión de poder personal, sea éste consciente o todavía inconsciente y que se traslada a la persona a la que rinde adoración y que ha anulado su pensamiento crítico.

Existen miles de gurús, iluminados y maestrillos de tres al cuarto, cada uno con su librillo, esperando que incautos de buen corazón acaben en sus garras. Los hemos visto cientos de veces, unos de forma muy clara y otros actuando de forma mucho mas sibilina dónde la miel que endulza su boca, acaba conviertiéndose en cera que tapona sus oídos impidiéndole discernir lo que realmente está ocurriendo ante sus ojos.

En contrapartida, también encontrarán a miles de maestros en el planeta enseñando en silencio, primero a si mismos y después a los demás, probablemente no acepten seguidores y los rechacen como a la peste, es posible que se oculten de las miradas públicas y por ende huirán de todo reconocimiento, adoración o pleitesía ya que un buen maestro no busca discípulos sino ayudar a despertar a otros maestros similares a el mismo. Suelen reconocerse entre la multitud por sus delicadas acciones, sus sutiles formas de actuar, la entrega incondicional que suelen mostrar y la humildad, humor y sencillez que rigen todas sus acciones. No suelen llevar túnica ni laureles en sus cabellos y es más que probable que se haya topado con muchos de ellos sin siquiera ser consciente de su presencia.

En conclusión, recuerde no ceder su atención ni su poder interno, latente o patente, para no rendir jamás ningún tipo de pleitesía a nadie que no sea usted mismo. Como se suele afirmar. usted es su propio maestro si bien en el fondo de su Ser ya lo sabe aunque se lo hayan hecho olvidar.

Recuérdese a usted mismo y aprenda a brillar con su propia luz. Usted lo necesita y por ende la humanidad también.

L.A.P.

{loadmodule mod_custom,Invitame a un café}

Add a comment

Mucho hablar y poco plasmar

En física y química, se denomina plasma (del latín plasma, y del griego πλάσμα, formación) al cuarto estado de agregación de la materia, un estado fluido similar al estado gaseoso pero en el que determinada proporción de sus partículas están cargadas eléctricamente y no poseen equilibrio electromagnético, por eso son buenos conductores eléctricos y sus partículas responden fuertemente a las interacciones electromagnéticas de largo alcance. El plasma:

  • Está formado por igual número de cargas positivas y negativas, lo que anula la carga total del sistema.
  • No tiene una forma o volumen definido, a no ser que esté encerrado en un contenedor.
  • Es el estado de agregación más abundante de la naturaleza, y la mayor parte de la materia en el Universo visible se encuentra en estado de plasma, la mayoría del cual es el enrarecido plasma intergaláctico (particularmente el centro de intracúmulos) y en las estrellas.

Por otra parte el verbo plasmar (del latín plasmare) se define como: Dar forma concreta o sensible a un proyecto, una idea o un sentimiento.

Como podemos observar, el proceso que está ocurriendo ante nuestros ojos es que tomamos un elemento llamado plasma que es el estado de la materia en el que se encuentra la mayor parte del Universo y hacemos que tome forma encerrándolo momentáneamente en un contenedor. Este acto también lo podemos definir como creación, ya que pasamos de algo indefinido o plasmático a algo tangible y concreto.

Yendo más allá y tomando la conocida tríada arquetípica de: pensamiento, palabra y obra, tenemos una relación que si bien es incompleta, nos sirve para enlazar varias piezas fundamentales en el proceso de creación de cualquier elemento a partir de esos tres componentes alquímicos que toman como base dicha sustancia plasmática dónde mediante la intervención de un ente creador, se materializa en esta u otras realidades.

Tenemos por tanto varios elementos en este proceso alquímico aplicable a todo ámbito (recuerden al Kybalión cuando se afirma que: como es arriba es abajo, como es abajo es arriba):

  1. Base: Plasma
  2. Variables: Pensamiento, palabra y acto
  3. Energía: Positiva, negativa o neutra
  4. Contenedor: Sujeto, Ente o Ser creador
  5. Resultado: Plasmación

Si nos detenemos en el segundo punto, podemos darnos cuenta de con qué facilidad -y con mayor frecuencia de la deseada- fracasamos o acabamos participando en un proceso determinado de creación que no hemos sabido controlar de forma correcta. Para intentar explicarlo al menos parcialmente, podemos desglosar de forma secuencial esas variables de la siguiente manera:

  1. Pensamiento: ¿Cuantas veces pensamos algo y se queda en nuestra cabeza rumiando y rumiando cuál vaca pastando hierba libremente en el campo, pasando de estómago a estómago sin salir de ese bucle efecto lavadora y sin llegar jamás a ninguna conclusión? ¿Cuántas veces hemos oído la expresión "sólo tienes pájaros en la cabeza" refiriéndonos sólo a los que se quedan anclados en este punto?
  2. Palabra: ¿En cuantas ocasiones no nos hemos quedado más que en una bonita declaración de intenciones y que finalmente se quedó en palabras vacías de contenido? Solemos hablar mucho y con demasiada frecuencia es el siguiente punto dónde nos quedamos atascados. Las conversaciones "de bar" dónde todo el mundo tiene la solución a los problemas del vecino, del país y del mundo son todo un clásico. Lo irónico es que quién más suele hablar para "arreglar el mundo" no tiene ni idea de como arreglar su propia casa pero se atreve a pontificar sobre cualquier cosa que le rodee antes que enfrentarse a sí mismo con cierta responsabilidad.
  3. Obra: A este punto ya llegan muchos menos de los individuos anteriores y también suelen producir efectos no deseables si están mal ponderados o mal calculados a la hora de llevar a la práctica. Una buena idea mal explicada y peor ejecutada puede ser más nefasta a veces que no hacer absolutamente nada. El refrán de "para hacer esto mejor no hagas nada" toma forma (nunca mejor dicho) y se planta cual espejo delante del creador mostrándole los efectos y defectos de su obra.

Por otro lado tenemos también la energía que añadimos y que determina el balance final del proceso alquímico. Por utilizar un ejemplo concreto podemos tener una gran idea pero haberla bañado de los peores sentimientos de polaridad negativa y producir sobre la realidad un efecto nefasto, primero para los demás pero finalmente para uno mismo. Un diseñador de armas, puede pensar, hablar y actuar para finalmente plasmar un arma de destrucción más mortífera que la anterior. De la misma manera, un benefactor puede tener una idea, comunicarla, actuar y plasmarla para beneficio de toda su comunidad. No cambia nada en el proceso de creación, pero la energía o intención final puesta en el proceso marca el resultado final del mismo.

De forma consciente o inconsciente, debemos recordar que somos creadores de realidades no circunscritas tan sólo a aspectos metafísicos o intangibles que tantas veces suele comentar la New Age, sino a lo que ocurre directa y diariamente a nuestro alrededor. Andar por la vida y no ser conscientes de ese tremendo poder para con nosotros mismos y con los demás, nos convierte o en los mayores benefactores que jamás hayamos conocido o bien en las peores armas de destrucción masiva con los que nos podemos topar.

Asimismo recuerde que todo este acto se modula a su vez mediante otros procesos paralelos que se cruzan en las diferentes fases de la creación como la Atracción, la Intención, la Benevolencia y que bien ponderadas producen el Equilibrio tan difícil de conseguir en todo acto creativo.

Por último conviene tener presente que no hay acto creador que no genere unas consecuencias y esta premisa tan sencilla de recordar es con frecuencia la más difícil de valorar en toda su profundidad.

Nada de lo que he intentado compartir es sencillo de llevar a la práctica y al mismo tiempo sí lo es pues así parece que funciona este Universo lleno de divertidas paradojas. Pero lo más importante no es esto, lo más relevante y que es el quid de la cuestión que le traslado es lo siguiente:

¿Qué quiere usted plasmar?

L.A.P.

Links de interés:

https://es.wikipedia.org/wiki/Plasma_(estado_de_la_materia)
http://incar.blogia.com/2011/032901-estado-de-la-materia.-el-plasma.php

{loadmodule mod_custom,Invitame a un café}

Add a comment

No se ofusque y recicle la basura

Observar lo que sucede a nuestro alrededor y conocer o intuir quién nos gobierna, puede llevarnos con peligrosa frecuencia a mimetizarnos con aquello que pretendemos combatir. Recordemos aquí la conocida frase de Jung: "Aquello a lo que te resistes, persiste". Por tanto la única forma de depurar las profundas y densas capas de oscuridad que todavía pululan por el planeta es observarlas, comprenderlas, para así poder transformarlas, proponiendo una alternativa mucho más óptima, luminosa y coherente con el Universo que nos rodea.

Un error habitual es luchar contra algo en lugar de aceptarlo como lo que es. Esta aceptación está muy lejos de ser pasiva. Ha de ser extremadamente activa y siempre sujeta a un análisis lo más profundo, riguroso y meticuloso posible para así llegar a entender aquello que después se ha de transmutar.

Desde un punto de vista energético, convertir en propósito u objetivo destruir u oponerse a cualquier otra energía, sea esta mental, física o espiritual, genera a su vez una energía similar pero con polaridad opuesta contribuyendo a alimentarla y darle mayor poder. Lo irónico de este asunto es que a mayor oposición no constructiva, mayor energía transferida hacia lo que se pretendía ingenuamente eliminar.

No suele haber excepciones a esta regla en el Universo. Desde la psicología, hasta la economía, pasando por la política y desde los sistemas organizativos más simples hasta los más complejos, en todos ellos aunque con diferente terminología, se esconde siempre el mensaje implícito previo de: "Acepta lo que es", como un susurro del viento entre las hojas, apagado y lejano, pero persistente para el oído entrenado.

Como bien dice el Kybalión en su principio de polaridad que afirma que: "Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse", no importa tanto el qué sino más bien el cómo, puesto que el qué en el fondo es la misma cosa, sólo variando por tanto el cómo o grado de lo observado, siendo así el hecho observado el mismo pero cambiando tan sólo su intensidad.

Como decíamos anteriormente, el peligro subyacente es además la posibilidad de finalmente acabar convirtiéndose en aquello a lo que uno inicialmente se oponía, de tal forma que se crea un vínculo invisible de simbiosis enfermiza dónde uno no existe si tampoco existe su opuesto, entrando de nuevo en la trampa de la dualidad con tendencia a la separación doble en lugar de a la integración triple.

Utilizando una conocida referencia cinematográfica, luchar contra el poder oscuro puede hacerte caer en sus garras. Además como afirmaba Darth Vader en la misma saga y haciendo una referencia a la energía invisible del universo: "No se ofusque con su tecnología y recuerde que no hay nada más poderoso que la fuerza". Sustituya la palabra fuerza por energía y descubrirá que realidad y ficción se separan por una delgada línea dónde finalmente lo más importante es enfocar dicha energía en el propósito que la vida y usted mismo han decidido plasmar en este lugar de la galaxia que habitamos.

Finalmente usted mismo no deja de ser energía autoconsciente dónde si maneja adecuadamente las leyes de:

  1. Atracción
  2. Intención
  3. Benevolencia

Acabará generando como resultado final el tan deseado Equilibrio que tanto usted como el mundo necesitan. No se rinda ni tampoco se desanime y confíe en el proceso puesto en marcha porque todo llega cuando tiene que llegar y usted como cocreador tiene mucho más poder del que le quieren hacer creer en su vida y en el universo que le rodea.

A.I.B.E.

Add a comment

Copy & Paste

En informática el término copy & paste es un recurso extremadamente utilizado en todo tipo de ámbitos y ha acelerado sobremanera el manejo de los datos. En el universo particular del desarrollo de software el uso y abuso de esta herramienta acaba causando un software desastroso, imposible de mantener y con resultados difíciles de predecir. Esa comodidad de "no pensar" de "copiar y pegar" acaba degenerando en un vicio que se acaba convirtiendo en una forma de comportamiento vital difícil de erradicar.

Pero si analizamos más a fondo la cuestión nos podemos preguntar: ¿Qué consecuencias lleva aparejadas el abuso de esta herramienta? La destrucción de la propia inventiva, de nuestra imaginación y de nuestra capacidad de pensar. Así, sin apenas darnos cuenta, comenzamos a transitar por el camino más fácil de la existencia, buscando las soluciones que tan solo son copy & paste de otros, que a su vez copiaron de terceros y así sucesivamente. Poco a poco nos vamos convirtiendo en fotocopias los unos de los otros, reproduciendo comportamientos, pensamientos, formas de hablar, de pensar, de razonar y de sentir. Nuestra atención es absorbida sistemáticamente en intentar replicar a otros de forma incesante y esto lo saben perfectamente quienes gobiernan -de momento- esta realidad. ¿Acaso creen que los medios de comunicación están en unas pocas manos por casualidad?

¿Qué puede ser más productivo para un sistema alienante como el que vivimos que todos seamos fotocopias vacías, inertes y desprovistas paulatinamente de alma, sentimiento y humanidad? Lo verdaderamente dramático es cuando ni siquiera sospechamos que lo hacemos inconscientemente. Nuestro cerebro es muy permeable, recibe todo tipo de información sensitiva de forma ininterrumpida estemos despiertos o dormidos las 24 horas del día, 365 días al año. Ni siquiera el humano más despierto y consciente de sí mismo y del mundo que le rodea escapa a esto y frecuentemente, es el menos consciente de serlo pues cree erróneamente que se encuentra fuera del alcance de cualquier influencia externa y que todo lo que piensa, dice y hace, es producto de su propia autoría. La soberbia sustituye a la humildad y se enroca en su propia posición defendiéndola a vida o muerte ya que ha confundido el estar en una posición con el ser uno mismo.

Hay una premisa básica en esta existencia que conviene tener siempre presente; El camino fácil, cómodo y complaciente nunca suele ser el correcto. Ese tipo de rutas que permanentemente abren a nuestros pies, no son nuestras, pero están apelando a nuestro instinto básico de máxima rentabilidad con el menor esfuerzo posible. En cierta medida es lógico que así sea dado el bombardeo masivo que recibimos de estrés y miedo en todos los ámbitos que acaba por desgastarnos y agotarnos. ¿Les suena por dónde lleva este sendero? Los timadores de toda índole están ahí, esperando al acecho con sus soluciones de todo a cien, dispuestos a saciar su sed, a darles aquello que buscan tendiéndoles la mano para llevarlos a su propia trampa sin que la víctima se de cuenta conscientemente, aunque algo en su interior le esté advirtiendo con todas sus fuerzas. Este camino es el camino de la cesión del poder y responsabilidad personal. Es el camino del adulto que es niño, que no quiere crecer y que aspira a que mamá o papá le saque del atolladero de la forma más fácil posible. No pensar, no razonar, no imaginar, no sentir. "Démelo todo hecho y rápido que no tengo ganas de pensar". Ese tenebroso trayecto de pérdida de poder personal nos lleva a lo que ha ocurrido siempre a lo largo de la humanidad, a confiar ciegamente en los expertos de toda índole, médicos, abogados, políticos, líderes de todo tipo que vendrán a decirles aquello de "tu no sabes, yo soy el experto así que confía en mi". Deme la pastilla roja y no me diga que me haga responsable de mi salud. Vaya a tal abogado a realizar trámites y ni pregunte por qué. Confíe en tal gestor que sabe más que usted. Crea en los medios de comunicación que le informan y nunca mienten. ¿Les suena el cuadro?

Como contrapartida al mensaje anterior, ¿Es siempre malo el copy & paste? Por supuesto que no. En este mundo acelerado en el que vivimos dónde hay tantos datos pero tan poca información, el uso del copy & paste se convierte en una herramienta muy rápida de transmisión de la misma que, de otra forma, sería inviable. Además el copy & paste bien utilizado sirve para aprender, para integrar y para transformar llegado el caso siempre y cuando utilicemos nuestro pensamiento crítico y el filtro de nuestra intuición a partes iguales. Por ejemplo, muchos grandes programadores y desarrolladores aprendieron precisamente del copy & paste para estudiar como otros habían resuelto un determinado problema. Pero, ¿se quedaron ahí copiando sin parar toda la vida? ¡No! Utilizaron su ingenio y partiendo de esa base fueron más allá, aportando su granito de arena para construir entre todos, de una forma no consciente, una montaña de conocimiento. Así es como se fraguaron grandes sistemas libres y cooperativos como por ejemplo el sistema operativo Linux.

Esto es aplicable a todo entorno y esfera de comportamiento ya que nosotros mismos utilizamos como medio de transporte en esta realidad un procesador biológico casi perfecto y tremendamente desconocido por nosotros, pero muy estudiado por la élite: el cuerpo humano. Lo importante que conviene recordar en este mundo permeable dónde no estamos ajenos al bombardeo masivo de opiniones, juicios, datos y cualquier otra forma de influencia, es conseguir preservar nuestro mayor tesoro oculto que todos llevamos dentro cual grial sagrado y convertirnos en esta realidad en seres humanos auténticamente genuinos la mayor parte posible de nuestro tiempo.

En conclusión, no se resigne a ser una mera fotocopia voluble y manipulable. Esfuércese, estudie, sufra, discierna y vaya más allá de sus limitaciones personales pasándolas por el crisol y lupa de su propia consciencia acechando en silencio pero siempre alerta. Al final de la vida los que son auténticos y genuinos son los que serán recordados por su amor, por sus actos y por sus sentimientos. mientras que las fotocopias. suelen terminar sus días usadas, estrujadas y finalmente trituradas en una papelera listas para ser recicladas y reutilizadas de nuevo.

Como siempre usted elije.

L.A.P.

{loadmodule mod_custom,Invitame a un café}

Add a comment

Falta resiliencia

resiliencia flor

Cuando miro a mi alrededor y observo la poca capacidad de recuperación frente a la frustración y lucha de nuestra sociedad circundante, no dejo de asombrarme y exasperarme a partes iguales. Si las cosas no salen tal y como habíamos planeado, una secuencia de reacciones muy habituales suelen ser la desesperanza, la indignación, el enfado, la protesta, el hartazgo y la resignación. Bajo el cómodo argumento de "para qué voy a cambiar si ya me va bien así, que se esfuerce otro" se esconde el miedo y la cobardía que puede escucharse tanto desde el espectro más revolucionario hasta el más conservador en nuestra infantilizada sociedad. Unos porque sufren frustración por no conseguir cambiar el status-quo imperante y a los otros porque ya les va bien tal cuál está. Ambas corrientes son polaridades opuestas dentro del mismo espectro de observación y no dejan de mostrarnos cuan resignado, cómodo y egoísta es el humano medio del planeta.

Yendo un poco más al fondo de la cuestión podemos dividir a grosso modo ese espectro en dos subconjuntos muy representativos:

-"EstáMuyBienPeroQueEsDeLoMio": Este grupo es aquel que abarca tanto a las clásicas corrientes conservadoras, como a avaros, materialistas inconscientes o aquellos de visión más interesada y cortoplacista. Suelen ser individuos con poca o nula empatía y que responden al patrón de comportamiento de "primero yo, después yo y antes yo" que representa tan bien a nuestra sociedad individualista y desconectada.
-"CambiemosTodoParaNoCambiarNada": Aquí podemos incluir a todos los revolucionarios de toda índole. Desde idealistas e iluminados hasta soñadores ilusos de todo tipo que suelen desencadenar una revolución para finalmente dejar todo como inicialmente estaba porque muchas veces encuentran más fácil cambiar lo externo que enfrentarse a lo interno.

El primer grupo que, hasta ahora podría tener cierto sentido su existencia acorde al nivel de consciencia de la humanidad, tiende a desaparecer de forma lenta pero gradual. Basa su discurso en la desconexión absoluta de la persona con el resto del universo. Por tanto se impone el concepto ególatra y narcisista del hombre hecho a sí mismo en solitario, incluso en contra de la sociedad que según él se opondría a su avance. Es la filosofía de "Si quieres, puedes", "Si te esfuerzas lo puedes conseguir", etc. que esconde la mentira implícita de que las circunstancias que rodean al individuo no influyen en su resultado pues según esta premisa, es el humano solitario cual lobo estepario el que, al margen de cualquier circunstancia, marca la diferencia. El argumento final que no se dice pero que esconde tal razonamiento, lleva como contrapartida que si no consigues tu objetivo es por tu "culpa", porque no te has esforzado lo suficiente, porque no creías en tu proyecto o porque has vivido por encima de tus posibilidades. El ya caduco concepto de "yo me lo guiso, yo me lo como y a ti que te den morcilla" ha permitido llegar hasta aquí basándose en este sistema, pero es más que evidente que ya no es suficiente y que este patrón de pensamiento obsoleto ha alcanzado su techo, superado ya por una nueva y naciente forma de ver y crear el mundo.

El segundo grupo son los revolucionarios de postín, aquellos que tienen grandes sueños y grandes ideales que con frecuencia llevan a cabo grandes movimientos y revueltas que finalmente acaban por utilizar métodos y sistemas similares de aquellos a quiénes pretendían derrocar. En este caso este grupo falla debido a que no se puede comenzar una revolución sin revolucionarios al igual que no se puede establecer una república sin republicanos. Por tanto no se puede obviar la evolución personal en la mente del individuo, para pretender sustituirlo e imponerlo desde un politburó adoctrinador que lo llevará en la dirección que más le conviene, por supuesto siempre por su propio bien. Aquí el sujeto renuncia a su propio análisis y anula su capacidad de discernimiento en favor del mayor bien revolucionario. Conocemos muchos casos similares que tampoco han dado los resultados esperados aún estando cargando de grandes intenciones en sus orígenes.

confluencia cuadro

Frente a este juego de opuestos existe una tercera vía que permite la integración paulatina y mesurada de ambas corrientes. Se trata de iniciar una confluencia de ambas corrientes en una nueva rama común integradora y complementaria frente al viejo sistema cabalístico de juego de opuestos dónde para ganar, la incitación maquiavélica hacia la separación ha de ser continuamente inoculada y alimentada por todos los medios en el pensamiento social, manteniendo así, una gran farsa de distracción perfecta para dividirnos y por ende debilitarnos.

Como decía, ese movimiento de comunes unidos por un mismo propósito ha de superar al viejo paradigma firmemente establecido de izquierdas y derechas y subir así un nuevo peldaño en su discurso. Por otra parte esta es una idea nada novedosa pero que conviene recordar (Del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón): Son las masas contra las clases, la lucha de oprimidos contra opresores pero ligándola también a la lucha interna del humano consigo mismo. A medida que éste se va haciendo consciente del mundo que le rodea, su mirada hacia si mismo y hacia los demás se transmuta, el egoísmo rancio se va diluyendo, siendo paulatinamente sustituido por una nueva conciencia más práctica, solidaria y beneficiosa a largo plazo, tanto para él como para la sociedad.

Ese sentir interno expansivo, se contagia de persona a persona y va constituyendo movimientos sociales y dinámicas de grupo dónde se comparte una nueva visión del mundo (nueva para nuestra actual civilización, no así para muchas que han existido anteriormente sobre el planeta). Esta nueva visión es unificadora en todos los aspectos, desde el individual al social, ya que el sentir del individuo se expande también a la sociedad de la que forma parte, sirviendo así para superar e integrar derechas e izquierdas, ya que parten de una dicotomía artifical, dónde se divide a la sociedad en individuos que han de escoger a qué grupo pertenecen para no sentirse excluidos.

Por encima de todo esto crece una nueva visión radicalmente distinta y que rompe ese viejo paradigma reduciéndolo a cenizas desde donde, cual ave fénix renacida, surge un nuevo patrón de pensamiento. La visión egoísta del mundo desaparece y se impone una visión generosa de la humanidad. Muchos creerán que todo esto es algo nuevo y que estamos inventando la rueda más no es así, tan sólo estamos recordando la llamada de nuestro fuego interno más profundo que clama con paciencia pero a la vez con firme determinación, lo mismo una y otra vez: la libertad del ser humano.

confluencia humana

Tarde o temprano lo veremos, así que no se permitan desistir y en medio de la aparente confusión y ruido reinante en el mundo exterior creciente, recuerden su esencia más recóndita y el por qué están aquí, evitando caer en la grandilocuencia de los grandes actos egoicos, para recordar ser verdaderamente humildes y sinceros consigo mismos y servir de faro a los demás en la medida de sus posibilidades.

¿Quiere cambiar el mundo? Comience por usted mismo y el mundo cambiará con usted.

Usted elige, aunque eso ya lo sabe.

L.A.P.

Add a comment