Main menu

En física y química, se denomina plasma (del latín plasma, y del griego πλάσμα, formación) al cuarto estado de agregación de la materia, un estado fluido similar al estado gaseoso pero en el que determinada proporción de sus partículas están cargadas eléctricamente y no poseen equilibrio electromagnético, por eso son buenos conductores eléctricos y sus partículas responden fuertemente a las interacciones electromagnéticas de largo alcance. El plasma:

  • Está formado por igual número de cargas positivas y negativas, lo que anula la carga total del sistema.
  • No tiene una forma o volumen definido, a no ser que esté encerrado en un contenedor.
  • Es el estado de agregación más abundante de la naturaleza, y la mayor parte de la materia en el Universo visible se encuentra en estado de plasma, la mayoría del cual es el enrarecido plasma intergaláctico (particularmente el centro de intracúmulos) y en las estrellas.

Por otra parte el verbo plasmar (del latín plasmare) se define como: Dar forma concreta o sensible a un proyecto, una idea o un sentimiento.

Como podemos observar, el proceso que está ocurriendo ante nuestros ojos es que tomamos un elemento llamado plasma que es el estado de la materia en el que se encuentra la mayor parte del Universo y hacemos que tome forma encerrándolo momentáneamente en un contenedor. Este acto también lo podemos definir como creación, ya que pasamos de algo indefinido o plasmático a algo tangible y concreto.

Yendo más allá y tomando la conocida tríada arquetípica de: pensamiento, palabra y obra, tenemos una relación que si bien es incompleta, nos sirve para enlazar varias piezas fundamentales en el proceso de creación de cualquier elemento a partir de esos tres componentes alquímicos que toman como base dicha sustancia plasmática dónde mediante la intervención de un ente creador, se materializa en esta u otras realidades.

Tenemos por tanto varios elementos en este proceso alquímico aplicable a todo ámbito (recuerden al Kybalión cuando se afirma que: como es arriba es abajo, como es abajo es arriba):

  1. Base: Plasma
  2. Variables: Pensamiento, palabra y acto
  3. Energía: Positiva, negativa o neutra
  4. Contenedor: Sujeto, Ente o Ser creador
  5. Resultado: Plasmación

Si nos detenemos en el segundo punto, podemos darnos cuenta de con qué facilidad -y con mayor frecuencia de la deseada- fracasamos o acabamos participando en un proceso determinado de creación que no hemos sabido controlar de forma correcta. Para intentar explicarlo al menos parcialmente, podemos desglosar de forma secuencial esas variables de la siguiente manera:

  1. Pensamiento: ¿Cuantas veces pensamos algo y se queda en nuestra cabeza rumiando y rumiando cuál vaca pastando hierba libremente en el campo, pasando de estómago a estómago sin salir de ese bucle efecto lavadora y sin llegar jamás a ninguna conclusión? ¿Cuántas veces hemos oído la expresión "sólo tienes pájaros en la cabeza" refiriéndonos sólo a los que se quedan anclados en este punto?
  2. Palabra: ¿En cuantas ocasiones no nos hemos quedado más que en una bonita declaración de intenciones y que finalmente se quedó en palabras vacías de contenido? Solemos hablar mucho y con demasiada frecuencia es el siguiente punto dónde nos quedamos atascados. Las conversaciones "de bar" dónde todo el mundo tiene la solución a los problemas del vecino, del país y del mundo son todo un clásico. Lo irónico es que quién más suele hablar para "arreglar el mundo" no tiene ni idea de como arreglar su propia casa pero se atreve a pontificar sobre cualquier cosa que le rodee antes que enfrentarse a sí mismo con cierta responsabilidad.
  3. Obra: A este punto ya llegan muchos menos de los individuos anteriores y también suelen producir efectos no deseables si están mal ponderados o mal calculados a la hora de llevar a la práctica. Una buena idea mal explicada y peor ejecutada puede ser más nefasta a veces que no hacer absolutamente nada. El refrán de "para hacer esto mejor no hagas nada" toma forma (nunca mejor dicho) y se planta cual espejo delante del creador mostrándole los efectos y defectos de su obra.

Por otro lado tenemos también la energía que añadimos y que determina el balance final del proceso alquímico. Por utilizar un ejemplo concreto podemos tener una gran idea pero haberla bañado de los peores sentimientos de polaridad negativa y producir sobre la realidad un efecto nefasto, primero para los demás pero finalmente para uno mismo. Un diseñador de armas, puede pensar, hablar y actuar para finalmente plasmar un arma de destrucción más mortífera que la anterior. De la misma manera, un benefactor puede tener una idea, comunicarla, actuar y plasmarla para beneficio de toda su comunidad. No cambia nada en el proceso de creación, pero la energía o intención final puesta en el proceso marca el resultado final del mismo.

De forma consciente o inconsciente, debemos recordar que somos creadores de realidades no circunscritas tan sólo a aspectos metafísicos o intangibles que tantas veces suele comentar la New Age, sino a lo que ocurre directa y diariamente a nuestro alrededor. Andar por la vida y no ser conscientes de ese tremendo poder para con nosotros mismos y con los demás, nos convierte o en los mayores benefactores que jamás hayamos conocido o bien en las peores armas de destrucción masiva con los que nos podemos topar.

Asimismo recuerde que todo este acto se modula a su vez mediante otros procesos paralelos que se cruzan en las diferentes fases de la creación como la Atracción, la Intención, la Benevolencia y que bien ponderadas producen el Equilibrio tan difícil de conseguir en todo acto creativo.

Por último conviene tener presente que no hay acto creador que no genere unas consecuencias y esta premisa tan sencilla de recordar es con frecuencia la más difícil de valorar en toda su profundidad.

Nada de lo que he intentado compartir es sencillo de llevar a la práctica y al mismo tiempo sí lo es pues así parece que funciona este Universo lleno de divertidas paradojas. Pero lo más importante no es esto, lo más relevante y que es el quid de la cuestión que le traslado es lo siguiente:

¿Qué quiere usted plasmar?

L.A.P.

Links de interés:

https://es.wikipedia.org/wiki/Plasma_(estado_de_la_materia)
http://incar.blogia.com/2011/032901-estado-de-la-materia.-el-plasma.php