Main menu

¿Han tenido alguna vez la sensación de que algo no encaja? ¿De que lo están viendo no es cómo debería ser?

La realidad tal y cómo ustedes la ven no se compone de hechos irrefutables y objetivos tal y cómo se lo han hecho creer. Ustedes ven la realidad a través de diferentes filtros. Estos filtros son además de su ADN particular, todas aquellas creencias y formas de pensar adquiridas durante años de aprendizaje, a través de sus padres, familia, amigos, escuela, trabajo y cualquier otro tipo de entorno en el que se desenvuelvan.

Llegado a una determinada época de su vida, el buscador que busca respuestas aún sin ser consciente de ello, se topa frecuentemente con un reto u obstáculo lo suficientemente grande para que haga que se replantee en un abrir y cerrar de ojos toda su vida hasta ese mismo instante. Un accidente grave, una ruptura sentimental, fallecimiento de un ser querido, una enfermedad, etc. Sea cual fuere la causa que el sujeto perciba externamente, la sacudida emocional interna es muy similar en todos los casos y todos los cimientos sobre los que había basado su existencia se comienzan a tambalear y poner en entredicho.

puzleLlegados a este punto se impone un cambio en la estructura mental del individuo, para ser capaz de lidiar con su nuevo entorno, con su nueva realidad. Cambiar o morir, reza el dicho popular. Ese cambio, esa transmutación mental, produce en el individuo una ampliación en sus puntos de vista, una lección que debe aprender, una nueva experiencia que debe integrar en su universo particular.

Sea como fuere el resultado final de dicha transformación, acaba por desencadenar el efecto inicial de expansión en los límites o esfera de consciencia de tal forma que, lo que antes el sujeto no creía asumible, ahora puede abarcarlo con total normalidad y por un breve instante se produce el primer destello que ilumina lo sucedido y le hace ser capaz de hacerse dueño y señor de la ocurrido. El individuo se hace cargo de la nueva realidad y actúa en consecuencia.

Ahora bien, si esta ampliación de su esfera de consciencia no se mantiene en el tiempo un período lo suficientemente amplio, el sujeto volverá de nuevo a su situación original y su consciencia se encogerá de nuevo al instante anterior al evento que se haya desencadenado en su vida.

En ese caso, el individuo deducirá que ha tenido buena o mala suerte y achacará a la vida lo acontecido, como si la vida fuese un ente autónomo que decidiese sobre su destino y nunca incorporará nada de dicha experiencia.

Por el contrario, si el individuo se hace plenamente consciente de lo ocurrido, acabará integrando esa experiencia como un tesoro que le habrá permitido trascender uno de sus límites y su esfera de consciencia y la realidad que le rodea ya nunca volverá a ser la misma. Su universo particular de existencia habrá cambiado para siempre porque los ojos que lo miran y los filtros internos que interpretan la realidad que conocía, ya no son los mismos.

Desde ese momento el humano dejará de buscar culpables en los demás, en la vida y sus circunstancias para darse cuenta que cada suceso que le acontece es una nueva oportunidad de transformarse en algo mejor y al igual que el alquimista buscaba la transmutación del plomo en oro, habrá conseguido convertir a la vida en su aliado, en el crisol donde a partir de ese momento forjará su existencia.

La tan usada y mal interpretada frase de: Conócete a ti mismo, en lugar de ser una frase que se repite mecánicamente y carente de contenido, se convierte en una herramienta más de expansión y autodescubrimiento en la búsqueda particular de cada individuo.

Nadie dijo que el viaje fuese fácil.

¿Y usted? ¿Ha completado alguna pieza más de su puzle particular de existencia?