Main menu

El ciberespionaje de los gobiernos está destrozando las democracias

  • William Binney, matemático experto en sistemas de criptografía y ex alto cargo de la NSA, participa en el festival The Influencers
  • "Dejemos de 'invertir' en Facebook, y Facebook se verá obligada a cambiar su política de datos"
  • "Somos muy buenos acumulando información e indexando datos, pero no entendemos lo que nos dicen"

Barcelona en el marco de The Influencers, acogerá la conferencia de William Binney que fue durante 36 años funcionario de inteligencia de alto rango en la NSA.

William Binney perdió su pierna izquierda hace unos años a causa de una diabetes. Pero este hecho no le ha impedido desplazarse por todo el mundo explicando lo que él considera la auténtica metástasis de la democracia: el ciberespionaje. Binney, matemático experto en sistemas de criptografía, analista y descifrado de códigos, trabajó durante 36 años para la National Security Agency (NSA) del Gobierno de Estados Unidos. Era un alto funcionario del sistema de inteligencia más potente del mundo. Hasta octubre de 2011, cuando rechazó su cargo.

Tras los atentados del 11S, Binney se percató que algo estaba cambiando en la NSA: el target ya no importaba para la acumulación de datos. No se vigilaba de forma específica; se vigilaba a todo el mundo. No fue el primer revés que el matemático y su equipo recibieron: en los años 90 lideró el desarrollo de ThinThread, un sistema de análisis de datos para la inteligencia estadounidense que –según Binney– no requería violar la ley y la privacidad de millones de ciudadanos inocentes.

 

Binney seguirá su ronda de denuncia pública del uso indebido de las herramientas de análisis –las mismas que él ayudó a crear– en el marco del festival The Influencers, en Barcelona. "Cómo no, hablaré sobre cómo nos espían. Y sobre las alternativas. Gracias, Edward", dice Binney, en referencia a Edward Snowden, y sin perder una sonrisa que el Gobierno norteamericano querría haber borrado hace años. Uno de los whistleblower (revelador de secretos políticos) más importantes de los últimos años aconseja: mejor dejarse en casa el móvil que el bastón. En su caso, por razones obvias. Aunque –advierte– da igual si se padece de cojera o no: llevamos el peligro en los bolsillos.

Trabajó durante 36 años como funcionario de inteligencia de alto rango de la NSA.

Sí, y en 2001 lo dejé. ¿Fue difícil? Para mí, fue muy simple. Antes del 11S, como servicio de inteligencia, buscábamos a terroristas, grupos de personas que desarrollaban actividades criminales. O que podían cometer delitos potenciales. Operaciones específicas. Tras el 11S empezamos a rastrear a los 280 millones de personas de EEUU. ¿Todos sus datos nos importaban? Esa deriva empezó en octubre, para mí, fue la evidencia de que lo que hacíamos como servicio de inteligencia ya no era lo que se supone que debe hacer un servicio de inteligencia.

Se justificó esa vigilancia interna en el potencial peligro de las casas, las pequeñas células.

Sí, y todo mentira. Buscábamos información de todos los individuos. Como NSA debíamos proteger a todo el mundo, y lo que hacíamos era monitorizar a todo el mundo. Dentro de ese mundo libre en el vivimos, claro; apaga y vámonos. Hacíamos lo que había hecho antes la KGB. Olvidamos los principios de EEUU en los últimos 270 años. Aquello fue una violación de los primeros cuatro, seis o siete apartados de la Constitución. Una violación de nuestra ideas fundacionales. No podía pertenecer a aquello.

¿Cómo entendió el Gobierno en 2001 que la información ordinaria sería tan importante?

Fuimos algo avanzados al resto del mundo. Como diez años. [Ríe] Pero no nos engañemos, el Gobierno empezó a ver el valor de los datos a principios de los años noventa, o antes. Teníamos sistemas poderosos ya en 1995. Y en 1998 ya podíamos acceder a la mayoría de la información del mundo.

Hace unos años algunas voces, que parecían más relacionadas con las teorías de la conspiración que con el rigor, clamaban: nos vigilan. ¿Era aquello ciencia ficción?

Mírate A Good American [ documental sobre el propio William Binney y su trabajo en la NSA] y verás cómo de real es. A EEUU no le ha importado a cuánta gente involucrara todo esto, se trataba de monitorizar todo el mundo. Y en EEUU somos buenos con la tecnología, por desgracia.

 

Usted empezó a sospechar de las intenciones del Gobierno cuando le tumbaron su sistema de discriminación masiva de datos en los noventa, el ThinThread.

Fuimos pioneros en hacer un transvase entre el uso de datos del mundo analógico al digital. Buscar a grupos de gente, objetivos  concretos. Ya en ese momento era obvio que no podíamos rastrear todo el mundo, ni todo Internet: las falsas alarmas te superan si intentas eso. Es como si haces una búsqueda al azar en Google: ves las diez primeras páginas, pero no el centenar que te muestra el navegador. ¿Qué probabilidad de encontrar algo interesante hay en esa acción? ThinTread afinaba la mirada. Se fijaba en comunidades, en ciertos patrones de búsqueda: el comportamiento de la gente.

Pero había mucho dinero en juego para las compañías de software, y el gobierno eligió otra herramienta: Trailblazer.

Costaba 3.200 millones. Por lo que todas las compañías esperaban, atentas. Todas alrededor. Estábamos hablando de contratos de millones por año... Y así fue, y así sigue siendo. Eso me lleva a que la idea que la necesidad de violar la privacidad por cuestiones de seguridad es una mentira desde el principio. Todos los ataques terroristas del mundo han sido cometidos desde 2001 por personasregistradas. Pero, ¿qué pasa cuando creas un sistema de datos tan masivo que ni siquiera tienes tiempo de interpretarlo?

¿Que no sirve de mucho?

Eso es: somos muy buenos acumulando información e indexándola pero no entendemos lo que nos dice. Los datos no son inteligentes; una vez entendamos eso, podremos crear servicios de inteligencia eficientes. No podemos ver venir un altercado, un asesinato, un acto terrorista si no podemos interpretar. Conclusión: el exceso de datos, acaba matando gente igualmente. No previenes nada. La ecuación no funciona: todo es dinero.

¿Podrá aplicarse el sistema ThinThread en algún otro lado?

Estamos en conversaciones con el Gobierno austriaco, británico, belga, alemán... Básicamente estamos intentando compartir cómo funciona el sistema, y ellos ya verán si lo adaptan. Yo lo único que hago es compartirlo.

Viene de Berlín, de hecho.

Ellos están intentando revertir el proceso norteamericano. Porque esta deriva del mal uso de los datos por parte de las administraciones está haciendo metástasis: el ciberespionaje de los gobiernos está destrozando las democracias. El proceso de perversión de la democracia empezó en Estados Unidos, pues sólo unos pocos sabían esto política. Porque no es sólo la cuestión del espionaje, es también a la gente que involucras para guardar tu secreto: Parlamento, Administración, Policía... Todos han callado. La corrupción total. Eso es lo que los servicios de inteligencia han conseguido. Cuando casas a la policía con los servicios de inteligencia, obtienes una Gestapo.

Usted se marchó de la NSA durante el Gobierno de George W. Bush, ¿qué hay de la Administración de Barack Obama?

Nada ha cambiado con él. Igual es peor incluso. Se está exponiendo la verdad, y él sigue callado. Y si tú haces eso, no puedes ser un auténtico garante de la democracia. Y luego EEUU se jacta de ser el Gobierno más transparente del mundo... [Suelta una ruidosa carcajada] Necesitamos meter a gente en la cárcel. El día que alguno de estos responsables vaya a la cárcel, y pague por ello, todo cambiará.

Parece estar pasando al revés. Usted conoce bien el caso de Edward Snowden, incluso hay quien asegura que gracias a su trabajo hemos podido descifrar parte de los datos que Snowden consiguió.

Él ha hecho un trabajo público, para el mundo. Gracias a él, tenemos una documentación con la que nunca soñábamos.

¿Qué ha hecho usted para esquivar a su propio Gobierno?

Yo no tendré problemas: tengo mil pruebas contra ellos. Si vienen a por mí, lo expondré todo. Que vengan, igual será una buena manera de dar un paso al frente.

Apunta hacia los gobiernos locales como posible atenuante en materia de privacidad. En Barcelona se ha creado una comisión en el Ayuntamiento que pretende proteger, al menos, lo público: remunicipalizar la información.

¡Guau, eso debe ser algo único!

¿Lo dice con sorna?

Necesitamos proteger el contenido de nuestras comunidades e intentar proteger las comunicaciones. Y eso es difícil de hacer, a no ser que los gobiernos locales tengan un sistema propio de encriptación o algo parecido. Porque si 10.000 gobiernos lo hacen con sistemas únicos, complicaran mucho la misión a quien quiera espiar. Eso crearía una complejidad interesante.

¿El código libre solucionaría algo?

No realmente.

¿Sí lo haría trabajar con diferentes empresas de software?

Siempre está bien entregar el dinero a otros, y no siempre a las mismas compañías. Es cierto que necesitamos alternativas a las grandes corporaciones.

¿Cuánto tiempo tendrá que pasar para que todo el mundo luche por sus derechos de privacidad? Todo el mundo usa Facebook o...

[Interrumpe] Yo no.

¿Telefonía móvil, correo electrónico?

Bien, eso sí. Pero eso es todo. Aunque lo preocupante es Facebook, sin duda: hay 1.500 millones de personas alimentando sus redes a diario. Trabajando para ellos. Y sin cobrar. Nos pueden manipular a su antojo: la gente trabaja para ello. Y yo no trabajo gratis, amigo. Mandaremos a la mierda el sistema de toda esa gente si nos vamos con nuestro dinero a otro lado: dejemos de invertir en Facebook, y Facebook se verá obligada a cambiar su política de datos. Votamos con lo que decimos, pero también con nuestro dinero: modificar las constituciones es muy complicado pero llevar nuestro dinero a otros lugares, no.

Fuente: El Diario

Los mártires de Chicago

Por José L. Zamora

martires chicago

EE.UU. En noviembre de 1884 se celebró en Chicago el IV Congreso de la Federación Americana del Trabajo, en la que se propuso que a partir del 1º de mayo de 1886 se obligaría a los patronos a respetar la jornada de 8 horas y, sino, se iría a la huelga. Las terribles condiciones laborales habían hecho surgir las primeras organizaciones sindicales, como la de los Caballeros del Trabajo, en cuya conducción se contaban muchos anarquistas y socialistas provenientes de Europa. Los sindicalistas reclamaban humanizar el trabajo obrero y mejorar la situación de las mujeres y los niños empleados en las fábricas.

En 1886 se habían lanzado decididamente a lograr la jornada máxima de ocho horas como la conquista principal. El corazón del movimiento comenzaba a tomar ribetes de gigante y estaba en Chicago, donde se logró un apoyo masivo que como consecuencia significó la paralización de dicha ciudad. Sobre el final de aquél día, llegaron las fuerzas del "orden" cargando contra los manifestantes, reprimiendo brutalmente a trabajadores, mujeres niños y ancianos, con un saldo de seis muertos y heridos. Por ese motivo, la siguiente asamblea fue realizada al día siguiente organizada por Spies más varios dirigentes sindicales, en protesta por la brutal represión, en un lugar abierto, la Plaza Haymarket.

La reunión había transcurrido sin ningún incidente y en el momento en que se encontraba hablando el último orador, Sam Fieldmen, se presentó un destacamento de 200 policías fuertemente armados ordenando a los presentes dispersarse. De pronto,explotó una bomba y la policía transformó Haymarket en zona de tiro a mansalva. Cientos de huelguistas fueron heridos, varios acribillados, y la sangre tiñó las calles de Chicago. Nadie sabe quien arrojó la bomba pero rápidamente se utilizó este acontecimiento para desatar una cacería de brujas en contra de los dirigentes de la federación, en especial aquellos identificados como anarquistas, “los tirabombas”.

Se clausuraron los periódicos y se destruyeron sus imprentas, allí se editaban los periódicos obreros, se allanaron las casas, locales obreros, y se prohibieron las asambleas y reuniones políticas. Los periódicos señalaron con el dedo acusador a los dirigentes anarquistas, pidiendo para ellos cárcel y horca, nuevamente.

El juicio se inició el 21 de junio de 1886, ante el juez Joseph E. Gary. Dicho proceso fue vergonzosamente manipulado, se los acusó de complicidad de asesinato, aunque nunca se pudo probar relación alguna con el incidente de la bomba, entre otras cosas porque la mayoría de ellos no habían estado presentes en el lugar de los hechos, mientras uno de los dos que sí se encontraba era ni más ni más ni menos que el orador.

El jurado estaba formado por hombres de negocios y un pariente de uno de los policías muertos. El fiscal, sin más, y sin pruebas, aclaró que se acusó a los prisioneros porque fueron los líderes de la jornada, que quien había arrojado la bomba lo hizo fuertemente influenciado por las palabras e ideas de los acusados, solicitando un castigo ejemplar que permitiera salvar las instituciones en peligro.

El nueve de octubre se dictó la sentencia de muerte para Albert Parsons, August Spies, Adolph Fischer y Georg Engel, morir en la horca. Louis Linng, se habría “suicidado” antes en su propia celda. A Michael Swabb y Samuel Fielden, les fue conmutada la pena por cadena perpetua; a Oscar Neebe, lo condenaron a 15 años de trabajos forzados.

El 11 de noviembre de 1887, los cuatro anarquistas condenados a muerte subían al cadalso. Luego, más de medio millón de personas asistieron al cortejo fúnebre.

Irónicamente, pasado más de un siglo, esas conquistas obreras son revertidas por gobiernos y multinacionales sin disparar un solo tiro, y sin tener que llevar al cadalso a nadie para su ahorcamiento. Ahora, todo es más sutil, los sindicatos están a disposición del mejor postor, traicionando los mandatos y olvidando las luchas y el sacrificio personal de quienes, desde el aciago 1886, se les conoce como “los mártires de Chicago”.

Los fantasmas de la ciencia

A comienzos de 2013, apareció el libro de Rupert Sheldrake El espejismo de la ciencia (The Science Delusion). La obra recibió un interesante impulso mediático en el mundo anglosajón cuando la plataforma TED retiró de su catálogo de conferencias en red una de Sheldrake en que hablaba de su obra.

Sheldrake dio su charla en enero, siendo parte del congreso organizado por TED en Londres bajo el título de “Panoramas para transiciones: desafiando los paradigmas existentes” (Visions for Transitions: Challenging Existing Paradigms).

El caso es que Sheldrake debió desafiar en exceso “los paradigmas existentes”, pues, tras 35.000 visitas a la web de TED, la mesa de sabios que supervisa todas las charlas decidió borrar el vdeo en marzo.

No lo hizo por iniciativa propia. La plataforma había sido previamente acusada por ciertos periodistas con tirón mediático de servir de vehículo para la expresión de la pseudociencia.

En realidad, Sheldrake se limitó a criticar el actual paradigma con un discurso que podrían firmar muchos filósofos preocupados por la ciencia. Decir que se suprimió el vídeo por fomentar la pseudociencia es sencillamente absurdo, y parte de un infantil argumento ad hominem: Sheldrake está relacionado con la parapsicología y es muy querido en el mundillo New Age.

Pero tales asuntos nada tienen que ver con en el vídeo en cuestión. Y esto no deja de ser, por otra parte, un síntoma de la pobreza intelectual de quienes deberían ser ejemplo de honestidad y rigor en la adquisición y difusión del conocimiento. Y así nos va.

En El espejismo de la ciencia, Sheldrake cuestiona la objetividad científica porque el postulado fundamental del que nadie puede salirse es que la realidad es material, o física. A partir de ahí, critica otros dogmas que nada tienen que ver con el conocimiento científico pero que se tienden a confundir y asociar, como que la conciencia es un producto derivado de la materia, que lo espiritual es un sueño de la mente humana y ésta, una ilusión.

Tales dogmas son muy poderosos, dice Sheldrake, no porque se haya reflexionado seria y profundamente sobre ellos, sino porque, precisamente, no se ha hecho. El sistema de creencias que somete al pensamiento científico convencional es un acto de fe anclado en una ideología del siglo XIX.

En palabras de Sheldrake, los diez dogmas sobre los que se asienta el credo científico materialista son:

1- Todo es mecánico y tratado como tal, entendiéndose un organismo vivo desde la complejidad de su maquinaria.

2- La materia es inconsciente. No existe una esencia vital en ella. Incluso la conciencia humana es el resultado de una creación material.

3- La cantidad de materia y energía en el universo es inalterable, con excepción del Big Bang, cuando tal materia-energía apareció de la nada.

4- Las leyes de la naturaleza son fijas. No evolucionan.

5- La naturaleza carece de sentido y la evolución, de dirección.

6- Toda herencia biológica es material, almacenada en el ADN.

7- La mente es el resultado de la actividad cerebral.

8- Los recuerdos son almacenados como huellas materiales en el cerebro y desaparecen en el proceso de muerte.

9- Los fenómenos inexplicables desde una perspectiva materialista son ilusorios.

10- La medicina mecanicista es la única que realmente funciona.

La gran mayoría ignora que el materialismo es una asunción, una ideología, un punto de vista. No una verdad científica. El mero hecho de que existan fenómenos inexplicables desde tal paradigma y la –irónica cuando menos— confianza, o fe, en que ya aparecerá alguna futura explicación lo corrobora como creencia.

Karl Popper llamó a esta forma de fe “materialismo promisorio”, debido a que se sustenta no en una defensa de hechos comprobados, como paradójicamente defiende el método científico, sino en la fe de que algún día podrán ser incluidos dentro del marco de referencia materialista. Esto es, todo evento que se ajuste a un pensamiento materialista está libre de ser contemplado desde el rigor por el que, sin embargo, se niegan otros paradigmas.

Sin embargo, tales dogmas no pueden ser discutidos en absoluto. La eliminación del vídeo de Sheldrake y los ataques posteriores así lo avalan. Durante doscientos años, este paradigma se ha empeñado en que la realidad podría ser explicada en términos de física y química exclusivamente. La conciencia es un epifenómeno, una forma de hablar sobre la actividad cerebral.

A día de hoy, no hay absolutamente nada que pueda hacer de una afirmación semejante la base necesaria y el punto de partida para cualquier investigación que se precie seria y aspire, por tanto, a las siempre necesarias subvenciones. Y, sin embargo, lo es.

Pero lo más curioso de todo es que la física contemporánea está, precisamente, destrozando el paradigma materialista desde hace ya casi un siglo. Demuestra así que la ciencia es algo que va más allá del “Materialismo” y que el materialismo es una ideología que nada tiene que ver con la “Ciencia”.

Sorprendentemente, algo que comprendieron perfectamente los padres de la física cuántica fue rápidamente obviado por la generalidad de sus sucesores. En realidad, ni siquiera ellos gozaron del favor de sus contemporáneos. La tecnología se ha convertido en la única excusa para sobrestimar el pensamiento materialista. Y, a pesar de que sólo proporciona progreso en términos de aplicaciones prácticas, la tecnología ha llegado a ser, para muchos, la medida de un alto desarrollo intelectual y de una elevada civilización.

El materialismo implica el determinismo, la causalidad, pero su consideración como principio universal fue superada definitivamente en 1927, año en que se formuló el principio de incertidumbre de Heisenberg, a partir del cual comenzó a comprenderse que es imposible conocer todos los datos necesarios para determinar cómo se va a comportar un sistema dado. Ese desconocimiento no se debe a la ignorancia del observador, sino que es inherente a la realidad misma de las cosas. La ciencia no puede construirse sus propios muros si realmente quiere hacer algo serio, más allá de las convenciones de una época.

Una de las grandes confusiones que impiden avanzar en este sentido es la de reducir la espiritualidad al ámbito de las religiones y considerar que el secularismo es identificable con el materialismo. El materialismo es secular, pero el secularismo no es materialista. Debería someterse esta frase a profunda reflexión antes de enfrascarse uno en cruzadas y tribunales inquisitoriales tan propios de cientifismos de barrio y universidades provincianas.

Pero estas ideas, si ni siquiera son pensadas por quienes se erigen en adalides del conocimiento, difícilmente llegarán al gran público. En su ausencia de información, el mundo sigue siendo visto con ojos decimonónicos y todo un siglo de revoluciones científicas y filosóficas pasa ajeno a las mentes apagadas para poder encender así las pantallas mediáticas del entretenimiento basura, donde hasta la divulgación científica no se valora ya por su profundidad y claridad, sino por sus titulares provocativos y el entrenamiento en un más o menos burdo gracejo a que obligan estos tiempos de monólogo y chascarrillo. Ni Carl Sagan tuvo que contar chistes para atraer audiencia, ni la mediocridad intelectual se supera con sucedáneos de risa y salero.

La evolución del conocimiento humano pasa precisamente por eso, por volver a hacerlo humano. El premio Nobel Ilya Prigogine defendía una integración de esta ciencia materialista dentro de un marco más amplio donde las ciencias del hombre marcaran el rumbo y trataran de rescatar el sentido del universo y los propósitos de la evolución.

Dice Prigogine que Einstein simboliza el conflicto entre ambas formas de entender la ciencia, y encarna la transición de una a otra. La ciencia clásica se caracteriza por apuntar a la estabilidad, el equilibrio, la permanencia. Pero la revolución de la ciencia del siglo XX cambia la dirección hacia todo lo contrario a la permanencia: fluctuación, evolución e inestabilidad. Es el paso de una ciencia como geometría a una ciencia como narración.

El problema central de Occidente, comparte Prigogine, es el dualismo. Necesita superarlo, y esto no consiste en afirmar un polo para negar el opuesto, sino encontrar una imagen no contradictoria que contenga ambos. En este sentido, son pioneros los encuentros de “Mente y Vida” organizados por el Dalai Lama y científicos de renombre internacional que se vienen celebrando desde 1987 y que han dado como resultado la consolidación, según han pasado los años, de cuatro categorías protagonistas: neurociencia, física cuántica, cosmología y estudios sobre la conciencia.

No se trata de promover ideologías concretas, de mirar los árboles y no ver el bosque. Se trata de apreciar cómo se han logrado edificar unas estructuras de comunicación entre dos maneras tan diferentes de acercarse a la vida, tanto exterior como interior, y los puentes tendidos entre ambas con un único objetivo, según sus organizadores: mostrarle al mundo un camino hacia la paz del individuo consigo mismo, primero, y del mundo, después.

El tiempo humano es una expresión particular del tiempo de la naturaleza y, por tanto, dice Prigogine, las propiedades creativas del ser humano son principios universales expresados en todos los aspectos del universo. La creatividad está en todos los niveles de la naturaleza, no sólo en la mente humana, esa que todavía muchos afirman ilusoria.

Volviendo a Sheldrake, reflexiona éste en el prólogo de su libro sobre cuántos científicos hay en el mundo que saben que las doctrinas del materialismo son las reglas del juego durante las horas de trabajo, y que no las pueden desafiar abiertamente a riesgo de ser excluidos del sistema. Sólo unos pocos las cuestionan abiertamente, mientras que otros “salen del armario” tras retirarse o tras ganar un premio Nobel. La mayoría de la gente educada mantendrá el credo materialista en público, independientemente de lo que piense en privado.

La ciencia es un proceso creativo, no un sistema de creencias. La innovación sólo es posible cuando el científico se siente libre para preguntar abiertamente y establecer nuevas hipótesis sin barreras que las limiten. Pero, como explicara Thomas Khun, los paradigmas establecidos en cada momento histórico han determinado siempre qué modelo de realidad es la base de la cual partir, qué preguntas son dignas de hacerse y qué respuestas, por tanto, ya están afirmadas para las preguntas que no han de volverse a hacer.

Los fenómenos anómalos que se escapan al paradigma establecido, por otra parte, son archivados con la fe de que serán confirmados en un futuro gracias a los mismos dogmas establecidos. Pero llega un momento en que hay tantos fenómenos anómalos que no han sido explicados que la presión comienza a quebrar los muros del paradigma. Es entonces cuando, a través de las grietas, comienza a atisbarse un nuevo paisaje hasta entonces ignorado que permite ubicar las anomalías hasta entonces acumuladas.

La sociología de la ciencia ha estudiado cómo se práctica en realidad el oficio, la manera en que se desarrollan modelos con las miras puestas en la red de contactos, las opciones de apoyo institucional, las probabilidades de acceder a una subvención, etc. Todo ello con la humana aspiración de forjarse un nombre y alcanzar un reconocimiento a los esfuerzos realizados.

La propagación del materialismo bajo la protección de un sistema que lo necesita como justificación de su razón de ser ha hecho que millones de personas apoyen el “saber científico” sin siquiera saber algo de ciencia, sin siquiera entender lo que ésta realmente significa. Son los nuevos feligreses de la Iglesia dominante, dice Sheldrake, con sus sacerdotes científicos más o menos dogmáticos e intransigentes. Y con su pequeña pero ruidosa y peligrosa Santa Inquisición, podemos añadir. ¿Qué otra cosa si no es una disciplina a la que no se puede cuestionar a riesgo del ostracismo profesional, ya sea en el ámbito académico o en el periodístico?

La idealización de la ciencia por parte de la mayoría y la falta de cuestionamiento al respecto, concluye Sheldrake, no puede sino proceder de una visión naif sacada de todo contexto, donde los científicos son entregados buscadores de la verdad, no gente ordinaria como cualquiera cuyos objetivos en la vida son, sobre todas las cosas, sobrevivir lo mejor posible, llegar a fin de mes y no meterse en líos.

Sirvan para ellos las palabras de Ernesto Sábato en La resistencia:

¿Se le puede pedir a la gente del vértigo que se rebele? ¿Puede pedirse a los hombres y a las mujeres de mi país que se nieguen a pertenecer a este capitalismo salvaje si ellos mantienen a sus hijos, a sus padres? Si ellos cargan con esa responsabilidad, ¿cómo habrían de abandonar esa vida?

Sean disculpados también los inquisidores y su séquito de “creyentes delirantes”, pues luchan contra las olas en la superficie del conocimiento, ignorantes de la reflexión profunda.

Disculpados, eso sí, a distancia prudente. Pues embisten.

Fuente: http://www.erraticario.com/los-fantasmas-de-la-ciencia/

Nuestros enemigos son el cinismo y la impotencia

  • La filósofa Marina Garcés alerta de que “el mundo actual se acerca peligrosamente a ser invivible”. “Nuestro desafío, hoy, es construir formas de vida basadas en la cooperación, la reciprocidad y el compromiso”, señala.
“Nuestros enemigos son el cinismo y la impotencia”
 
4 de enero de 2016 
Autora: Magda Bandera

“Estos días nos buscan por todas partes a los cuatro que nos dedicamos a esto. Nos faltan cabezas, manos y cuerpos. O empieza a haber más gente que se dedique a la Filosofía o no daremos abasto”, bromea al teléfono Marina Garcés (Barcelona, 1973), y hace un llamamiento a la matriculación masiva en las facultades de Filosofía que resulta sorprendente en los tiempos del Plan Bolonia. Se disculpa por no haber visto antes los correos electrónicos pidiéndole una entrevista y contesta las preguntas –y alguna repregunta– por escrito después de una larga jornada dedicada a la experimentación teatral. Garcés participa en el proyecto escénico Praxis, de Ernesto Collado, que tiene como trasfondo algunas ideas de su anterior libro, Un mundo común (Edicions Bellaterra).

El libro Filosofía inacabada (Galaxia Gutenberg), que acaba de publicar, ha agotado rápidamente la primera edición. ¿A qué atribuye la buena acogida?

Creo que ha llegado en un buen momento, en el que la filosofía despierta con necesidades nuevas, que desbordan los marcos académicos, y es capaz de proporcionar herramientas para aprender a mirar el mundo de otro modo, algo que necesitamos con urgencia. Mi libro aporta la posibilidad de rebelarnos contra las narraciones del final de la historia –también de la historia de la Filosofía– y atravesar la crisis sin autoengaños ni falsas esperanzas. Estamos en un mundo que se agota. Por ello, necesitamos de la potencia de inacabamiento que tiene el pensamiento. Es decir, abrir otras posibilidades de vida. El mundo actual se acerca peligrosamente a ser invivible. Nuestro desafío, hoy, es construir formas de vida basadas en la cooperación, la reciprocidad y el compromiso.

¿Quién potencia las narraciones del final de la historia?

Esas narraciones fueron promocionadas por aquellas ideologías que querían neutralizar los deseos de transformación revolucionaria en un horizonte caracterizado por el triunfo del capitalismo global. El relato de la globalización, muy publicitado en los años noventa, venía a decirnos que ya habíamos alcanzado el horizonte último de la humanidad y que ya sólo cabía obtener y capitalizar sus beneficios. Junto a estas narraciones, otras más sombrías hicieron suyas, también, este fin de la historia. Son todas aquellas que nos sitúan, ya solamente, en un ruinoso después de todos los proyectos. En un post que pretende condenarnos a una existencia póstuma.

¿Qué relación mantienen hoy día la política y la ética? Como sociedad, parece que hemos aceptado que se incumplan programas electorales por sistema y que no haya que dimitir ni asumir responsabilidades morales por casos de corrupción.

La política y la ética, como ya sabían muy bien los griegos que inventaron estas palabras, se continúan: nuestros modos de vivir (ethos) determinan la manera como tomamos decisiones colectivas para la ciudad (polis). Pero la modernidad separó tajantemente la vida privada de la vida pública, el hombre privado del hombre público y, por tanto, la ética y la política. Tenemos que cuestionar radicalmente esta separación. No es una cuestión de coherencia, como se dice ahora. Es una cuestión de justicia. No podemos ser políticamente justos sin ser éticamente honestos.

En cuanto a la autodenominada “nueva política”, ¿puede esperarse algo realmente diferente o es una simple novedad en términos de marketing?

Para mí, el lenguaje de la novedad viene impuesto por la lógica del mercado, que necesita renovar continuamente estilos, caras y generaciones. No tenemos que caer en su trampa. Esta lógica del mercado es la hija perversa de la ideología de la modernidad, que nació como la proclamación de un tiempo nuevo y que acabó identificando todo lo viejo como malo y todo lo nuevo como bueno. En ese momento fue necesario hacer un corte con la tradición. Hoy no necesitamos más y más novedad. Necesitamos reconquistar el sentido de nuestras palabras, de las palabras fuertes. Yo no quiero una política nueva, quiero una política justa, igualitaria, valiente, desafiante, cuidadosa, autónoma, libre, etc. ¡Cuánta riqueza de vocabulario, de ideas y de posiciones se pierde bajo la doctrina de la novedad!

A menudo, conjugar valores y modo de vida parece misión imposible. ¿Cómo gestionamos nuestras incoherencias personales?

El valor de la coherencia tiene, hoy, un problema de escala: vivimos con la vida estallada en múltiples dimensiones que no coinciden ni encajan entre sí. Hace no muy pocas décadas, ser coherente era más fácil, porque la vida transcurría en unos marcos políticos, nacionales, familiares, culturales y personales muy estrechos y definidos. Hoy ya no es así. Cada acción individual tiene a la vez una dimensión planetaria inconmensurable y unas implicaciones colectivas a muchos niveles distintos. Hay que aprender a tejer nuevas relaciones entre todas estas dimensiones, de forma que la acción buena, justa o correcta las comunique de alguna manera. Con ello conseguiremos conjurar los dos peligros de nuestra situación contemporánea: el cinismo y la impotencia. La impotencia es la consecuencia de no conseguir conciliar los efectos de los distintos planos en los que nos movemos. Percibimos, entonces, que nada tiene el resultado deseado. El cinismo es la otra cara de lo mismo: puesto que nada resulta ser lo que desearíamos, opto por sacar de ello el mayor beneficio personal. Nuestro enemigo no tiene que ser la incoherencia, sino la impotencia y el cinismo.

¿Están las mujeres más expuestas a las incoherencias del sistema? En teoría, las leyes aseguran su igualdad, pero la práctica es muy distinta y siguen siendo discriminadas por su sexo. ¿Cómo se resuelve ese conflicto?

Este desencaje entre la igualdad legal y la desigualdad social, cultural, corporal, económica, etcétera, no es una incoherencia, es una injusticia. Por lo tanto, es algo frente a lo que seguir luchando, con esquemas que necesariamente tienen que ir cambiando. No es lo mismo reivindicar el voto y el acceso a un mundo laboral estable, como en los siglos XIX y XX, que pensarnos iguales y libres en una formalmente igualitaria pero sociedad precarizada. Junto a la igualdad, tenemos que pensar y poner en práctica la reciprocidad, que es concreta y diversa. Compromete radicalmente nuestras prácticas y nuestras formas de vida, entre mujeres, entre mujeres y hombres, entre adultos y niños, entre jóvenes y mayores. ¿Cómo sostener nuestros compromisos diversos y necesariamente diferenciados, de manera igualitaria y recíproca en una sociedad que no estabiliza la vida, sino que la violenta y la precariza cada vez más? En esta pregunta está, para mí, todo nuestro dolor pero también toda nuestra lucha.

¿Cómo podemos mejorar colectivamente? ¿De qué modo se puede pensar, y sobre todo crear, “un mundo común”?

A la vez que nos maltratamos y nos destruimos socialmente, creo que cada día estamos haciendo, creando y compartiendo aquello que nos hace mejores. Más que preguntarnos “¿qué debemos hacer?”, tenemos que preguntarnos “¿qué estamos haciendo?”, e ir más allá. No creo en los proyectos de futuro ni en las narraciones que prometen esperanza. Creo más en la confianza que se dice, se hace y se da en presente. Confiar es apostar y aprender a relacionarnos con lo que no sabemos de los demás, con lo que no sabemos si acabará bien o mal. Sólo así nuestro hacer será un estar haciendo y nuestros deseos se convertirán en desafíos vivibles.

ADN basura

 

ADN basura

Algo que no es especialmente conocido acerca de la conexión mente-cuerpo hoy es que, desde principios de la década de 1940, la ciencia ha estado desarrollando un verdadero marco microbiológico para entender el poder de la sugestión, la intención y la creencia.

En este artículo vamos a ver algunos de estos trabajos, ya que se relacionan con alteraciones previamente inexplicables "espontáneas" a los genomas de las personas vivas - y las transformaciones fisiológicas y psico-espirituales que a menudo las acompañan.

Por otra parte, vamos a echar un ojo al concepto de intervención consciente sistemática en nuestra propia evolución, utilizando las capacidades de transformación de sonido para re-escribir el "ADN basura" no codificante, y volver nuestra conciencia a su conocimiento natural de estado y unidad armónica.

Es hora de volver a sintonizarnos a nosotros mismos a las frecuencias de la plenitud, la abundancia, la serenidad y la felicidad que son nuestro derecho de nacimiento, pero del que nuestro actual paradigma mutante nos ha privado.

Vamos a hackear la Matriz con una mente de virus sónico de conciencia holística.

Si no lo entendemos, entonces es "basura"

Como la mayoría de los lectores sabrían, la gran mayoría de nuestro "texto" de ADN no es utilizado en la codificación de proteínas y enzimas; no es codificable, y los científicos en general no tienen ni idea de cuál es su propósito.

Por lo tanto, en su infinita sabiduría, ellos inicialmente lo llamaron "ADN basura".

¿Cuánto de nuestro ADN es basura? Alrededor del 95 al 98 por ciento (algunas estimaciones científicas van tan alto como 99 por ciento) - más bien una gran cantidad de desperdicio para que la Naturaleza deje colgado, creo que estarán de acuerdo.

Dado que no es responsable de la construcción de nuestra forma física básica, su propósito ha permanecido misterioso a mentalidades convencionales hasta hace muy poco. Ahora sabemos que una gran parte del ADN "basura" se compone de elementos móviles genéticos (transposones y retrotransposones) o "ADN saltarín", que puede reescribir y activar - o desactivar o - determinados códigos genéticos. El ADN saltarín constituye tanto como la mitad de los nucleótidos de ADN total. [1]

Otra parte importante de las regiones no codificantes de proteínas del genoma está compuesta de números variables, repitiendo en tándem secuencias conocidas como "ADN satélite".

El microbiólogo William Brown cree que a través de acuerdos específicos, interfaces conformacionales de ADN satélite con el llamado "campo mórfico"; diversas conformaciones tienen resonancias específicas con el campo mórfico y por lo tanto pueden sintonizar en diferentes programas de información.

Dado que el ADN satélite es muy específico para cada persona, cada uno de nosotros sintoniza en un patrón morfogenético distinto y único. [2]

Parece probable que tanto el ADN saltarín como el ADN satélite interactúan con el campo mórfico, respondiendo así a las alteraciones en el estado de conciencia. La capacidad del ADN satélite para expandir su número de secuencias de repetición significa un aumento en la capacidad de transportar información de ADN.

Como una antena fractal, el ADN interactúa con el vacío/éter (términos que son sinónimos en este contexto con el campo de punto cero/orden implicado/tiempo-espacio), transduciendo de la energía del punto cero que interactúa con nuestra conciencia. Una mayor interacción entre nuestro ADN y la torsión y/o fuerzas escalares en el vacío podría equivaler a conciencia expandida, mientras que una interactividad menor daría lugar a una conciencia contraída.

Por lo tanto, "Ciertos arreglos modulares de ADN serían más conducentes a la conciencia". [3]
En la década de 1990, un equipo de lingüistas rusos liderados por el Dr. Peter Gariaev descubrió que el código genético en el ADN "basura" sigue una gramática uniforme y usa normas virtualmente idénticas a las del lenguaje humano.

Resulta que la "basura" estaba cargada con los indicios de inteligencia, propósito y significado - una perspectiva prohibida por el darwinismo fundamentalista.

Esta pionera investigación siguió el descubrimiento de Jeff Delrow en 1990 que los cuatro nucleótidos (A, T, G y C) de ADN forman inherentemente estructuras fractales estrechamente relacionadas con los patrones del habla humana. [4]

Dentro de los segmentos de ADN no codificantes, los científicos han encontrado un gran número de,
"secuencias interminablemente repetidas, sin sentido aparente, e incluso palíndromos, que son palabras o frases que se pueden leer en cualquier dirección". [5]
Más recientemente (junio de 2014), se informó que los científicos del Instituto de Tecnología de Wyoming, en colaboración con lingüistas y filólogos de la Universidad Bob Jones en Carolina del Sur, habían hecho avances lingüísticos más convincentes.

Los profesores lingüistas en BJU estaban trabajando en la traducción de los segmentos decodificados de ADN que WIT estaba proporcionando.

Descubrieron que el lenguaje en la "basura" era indistinguible del arameo antiguo, y partes de la secuencia de comandos que contenía estaban a veces muy estrechamente relacionados en composición a los versículos encontrados en la Biblia - y que a veces, contenían citas bíblicas directas.

Sobre el gen humano PYGB, Phosporylase glucógeno, un transposón no codificable sostiene una secuencia lingüística que se traduce como,
"Al primer surgimiento del día, Dios formó el cielo y la tierra".
Esto tiene una similitud impresionante a Génesis 1:1,
"En el principio, Dios creó los cielos y la tierra".
El Gen BMP3 tiene una secuencia retrotransposón que se traduce en el conocido versículo 1 Corintios 6:19.
"¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual habéis recibido de Dios? Vosotros no os pertenecéis". [6]
Por lo tanto, el lenguaje humano parece haber surgido de las estructuras gramaticales y sintácticas dentro de nuestro propio ADN - nada menos que de la masiva porción "basura"! - por lo tanto no hay ninguna sustancia a la idea de que hubo algún tipo de progresión lineal "natural" de la forma primitiva de comunicación pre-lingüística del reino animal al lenguaje humano.

Fue un salto cuántico directamente del éter/vacío/orden implicado - posiblemente con un poco de "ayuda" exterior [7]

La investigación del ADN pionero del grupo Gariaev representa el poder de la hipnosis (y potencialmente casi la mayor parte de los otros fenómenos de percepción extrasensorial, o "hiper").

Uno de los supuestos básicos realizados por el equipo de Gariaev es que,
"El genoma tiene una capacidad para casi-conciencia para que el ADN produzca 'palabras' y ayude en el reconocimiento de frases semánticamente significativas". [8]
Debido a que las estructuras de pares de bases de ADN y del lenguaje son tan similares, podemos alterar nuestra propia genética por el simple uso de palabras y frases, como se ha demostrado experimentalmente.

El ADN vivo,
"Siempre va a reaccionar a los rayos láser modulados del lenguaje, e incluso a las ondas de radio, si se utilizan las frecuencias adecuadas. Esto explica finalmente y científicamente por qué las afirmaciones, el entrenamiento autógeno, la hipnosis y similares pueden tener efectos tan fuertes de los seres humanos y sus cuerpos". [9]
Uno de los casos más famosos de la alteración genética inducida hipnóticamente se documentó alrededor del año 1951 en el Hospital Reina Victoria en West Sussex, Inglaterra. Fue la curación de la enfermedad de Brocq en un adolescente.

Su piel estaba seca, endurecida y como de reptil, y que se rajaba y sangraba con facilidad. Usando sugerencia hipnótica, el anestesista e hipnotizador Dr. Albert A. Mason remedió la situación en cuestión de semanas - un milagro en ese tiempo.

Puesto que la enfermedad de Brocq es una condición genética, provocando una cura significaba que Mason había reprogramado efectivamente los genes del niño - lo cual los científicos de la época "sabían" que era imposible. La piel endurecida del chico desapareció, dejando al descubierto la carne suave, saludable, que se mantuvo así a partir de entonces.

Hoy sabemos que por medio del uso correcto de frecuencias de luz y sonido - así como las palabras - podemos activar algo de nuestro ADN móvil para "re-codificar" ciertas partes del genoma, efectuando así una transformación física a nivel biológico más fundamental.

ADN, Agujeros de Gusano y Torsión de Campos

Durante 1984-1985, Gariaev hizo un descubrimiento sorprendente.

Él encontró que una muestra in vitro de ADN en un tubo de ensayo tenía la capacidad de atraer y aprovechar luz láser coherente, causando que se moviera en espiral a lo largo de la hélice de ADN. Esto por sí solo fue un inesperado descubrimiento (y que cambió el paradigma), pero no fue todo. Después que se retiró la muestra de ADN y todo el aparato, los fotones continuaron en espiral como si el ADN todavía estuviera allí.

Esto fue conocido como el "efecto fantasma" del ADN, y significó que alguna 'nueva' estructura de campo escalar/de torsión había sido estimulada del vacío/éter, y estaba arrastrando la luz, incluso en ausencia del ADN!

Este efecto ha observado de durar hasta un mes, lo que demuestra que esta nueva estructura sobre el terreno posee notable persistencia y estabilidad. Incluso después de soplar al fantasma con nitrógeno gaseoso, regresa en un lapso de 5-8 minutos.

Gariaev et al. también comentan que,
"Las ondas de sonido irradiadas por las moléculas de ADN fueron registradas en estos experimentos", mostrando que el ADN no sólo absorbe y emiten luz (como es bien establecido), sino también las frecuencias de radio y los fotones. [10]

Los arneses de nuestro ADN, tanto de luz y sonido, en sus operaciones de momento a momento, pero aun más que eso, "agujerea" en el espacio-tiempo, abriendo una ventana en el tiempo-espacio - el dominio del tiempo.

Para decirlo de otro modo, nuestro ADN crea, "agujeros de gusano magnetizados" en el tejido del espacio:
"Conexiones de túnel entre áreas completamente diferentes en el universo a través de las cuales la información puede ser transmitida fuera del espacio y del tiempo. El ADN atrae estos bits de información y los pasa a nuestra conciencia".[11]
La mayoría de nosotros conocemos este proceso como 'intuición' o 'visión psíquica.'

La memoria humana ordinaria también operaría en principios similares, ya que la evidencia disponible indica que nuestros recuerdos no se almacenan en nuestro cerebro, sino en las estructuras etéricas/implicadas/espacio- tiempo que envuelven nuestros cuerpos (aka, los "campos del aura").

Varios investigadores han teorizado que la energía que ocupa el tiempo-espacio/éter, que es responsable de estos fenómenos se está retorciendo/moviendo en espiral la energía de torsión.

Los "agujeros de gusano magnetizados" mencionados anteriormente, también podrían ser descritos como "campos de torsión" o "vórtices". Un campo de torsión es un vórtice autosostenible en el éter/espacio-tiempo que es innatamente no electromagnético - aunque puede producir efectos EM talescomo la luz.

Al girar, un vórtice puede excitar fotones o fotones virtuales fuera del tejido del espacio/éter, y los campos de torsión/escalares estáticos pueden aprovecharse y almacenar la luz dentro de ellos (como vemos con el efecto del ADN fantasma).[13]

Sol Luckman, desarrollador de la curación y método de transformación Regenética, basada en el sonido, considera que el qi/prana/orgón es el efecto basado en la luz de los campos de torsión.

En Sanación Consciente, él describe de cómo la energía de torsión,
"es la energía universal de la conciencia creativa o energía del subespacio (Éter) experimentándose a sí misma en el tiempo... la energía de torsión en forma de una "oleada de vida"... interactuando con y modificando los potenciales transposones del ADN es la fuerza impulsora detrás de la evolución de la conciencia y la fisiología humana." [14]
La primera investigación generalmente acreditada como el descubrimiento de esta "quinta fuerza" - torsión - fue hecha a finales de 1800 por el profesor ruso N.P. Myshkin. [15]

El colega de Einstein, Dr. Elie Cartan, primero acuñó el término "torsión" en 1913 en referencia al movimiento de torsión de esta fuerza a través del tejido del espacio-tiempo, pero su importante labor fue prácticamente sepultada por el rampante éxito y notoriedad de las teorías de Einstein.

En la década de 1950 - la misma década en la que el Dr. James Watson y Francis Crick descubrieron la estructura helicoidal del ADN - el científico ruso pionero Dr. Nikolai A. Kozyrev (1908-1983) demostró de manera concluyente la existencia de esta energía de torsión, demostrando que, al igual que el tiempo (y no disímil al ADN), fluye en una espiral geométrica sagrada, [16] como detallo en La Gran Ilusión - Libro 1.

Se reporta que científicos rusos han escrito miles de artículos sobre el tema sólo en la década de 1990, y, más recientemente, el premiado físico Nassim Haramein, junto con su colega, la Dra. Elizabeth A. Rauscher, ha re-trabajado ecuaciones de campo de Einstein con la inclusión de par y efectos de torque y Coriolis.

Campos de Torsión, Intención Mental, y Sanación

Si su "alma" es en realidad un campo de torsión o vórtice en el tejido del espacio, o una estructura de múltiples vórtices anidados como ha sido descrito por videntes y místicos, entonces, su conciencia, por definición, debe sobrevivir a la desaparición de su cuerpo físico; ya existía en el campo del punto cero del éter/vacío/orden implicado/espacio-tiempo de que usted obtuviera un cuerpo.

Este es exactamente el punto de vista compartido por el físico Fred Alan Wolf, que se refiere al vacío del espacio como "la casa del alma" de la que nació realmente el mundo material.[17]

Curiosamente, el trabajo de los científicos Gennady Shipov y Burkhard Heim,
"Estableció que los generadores de torsión nos permiten no sólo replicar todos los 'fenómenos' demostrados por los llamados 'psíquicos', sino que también fueron capaces de demostrar los efectos que nunca fueron demostrados por ningún 'psíquico'." [18]
Esta "fuerza trascendente" que es intrínsecamente sin restricciones por los límites de nuestro espacio-tiempo, (y que, en forma de ondas de torsión/escalares, opera efectivamente miles de millones de veces más allá de la velocidad de la luz) puede explicar bien documentado el fenómeno de la curación remota demostrado en muchos estudios, así como efectos psico-quinéticos más localizados, de corto alcance.

El biólogo celular Dr. Glen Rein descubrió experimentalmente que la ira, el miedo y las emociones similares tienen la facultad de contraer una molécula de ADN, comprimiéndolo.

Por otro lado, las emociones como la alegría, la gratitud y el amor, o relajarse descomprime al ADN expuesto a ellos. Este efecto podría ser creado en muestras de hasta media milla de distancia desde el "remitente" de la emoción. [19]

En años anteriores en Rusia, experimentos de influencia a distancia con blancos humanos presagiaron los resultados de Rein y probaron que la intención humana remota podría ser utilizada para afectar los procesos fisiológicos y conscientes en un blanco humano distante, así como para enviar mensajes telepáticos.[20]

Pertinentemente, en otra serie de experimentos de Rein, aquellos con electrocardiogramas coherentes podrían enrollar o desenrollar muestras de ADN (no extraída de sus propios cuerpos) a voluntad, mientras que aquellos con energía incoherente del corazón no podían.

Por otra parte, en estos experimentos, simplemente sintiendo emociones basadas en el amor no fue suficiente para afectar las muestras de ADN: la intención de alterarlos tenía que estar presente. El efecto se logró hasta a media milla de distancia, en un experimento utilizando Lew Childre.

Otro experimento utilizando al curandero ruso Valerie Sadyrin replica el efecto con Sadyrin, estacionado a miles de kilómetros de distancia, en Rusia (el sistema experimental de Rein estaba en California), [21] indicando que, aunque la energía EM coherente del corazón actúa localmente en el cuerpo, también tiene un componente no-EM (torsión/escalar) que actúa no-localmente, enredando los curanderos con sus "pacientes" (a través del espacio-tiempo/éter/orden implicado).

Ipso facto, el ADN es una "antena de torsión", un "puente" biológico entre nuestro espacio-tiempo y el tiempo-espacio/éter.

Por lo tanto, la investigación de Rein vincula la torsión a las emociones que afirman la vida - en particular, el amor incondicional, que impulsa tanto nuestra evolución individual y colectiva.
"Sólo las emociones basadas en el amor estimulan el ADN para descomprimir, de manera que el ARN mensajero puede acceder a los códigos para la curación".
Los estados emocionales negativos comprimen la hélice del ADN,
"Limitando severamente el acceso a la información genética necesaria para la curación, así como la evolución". [22]

Suena como activación del ADN

Hemos entrado recientemente en lo que Larry Dossey, MD, ha bautizado como la medicina de la "Era III".
"La medicina de la Era III" tiene que ver con la primacía de la conciencia bioenergética en el dominio de sonido (tiempo-espacio/éter/orden implicado) en la curación y la transformación
La epigenética de la "Era II" fuer principalmente restringida al dominio de la luz de nuestro espacio-tiempo
La "ERA I" estaba miopemente basada únicamente en consideraciones físico-químicas - una bendición para las grandes farmacéuticas [23]
La Era III reconoce que, dado que la conciencia es fundamentalmente no-local, no sólo pueden tus pensamientos influir en tu propia fisiología, sino que también en la de alguien más, independientemente de la distancia - según los primeros experimentos rusos de influencia-a- distancia antes mencionados y el trabajo más reciente de Rein [24]

Como el grupo Gariaev ha mostrado, el sonido y la luz pueden utilizarse para re- escribir el código genético. El grupo incluso fue tan lejos como para ser capaz de convertir embriones de rana en embriones de salamandra registrando electrónicamente los patrones de información del ADN de una especie 'y luego volviéndolo a transmitir a las otras especies.

Las salamandras resultantes podían incluso aparearse y producir salamandras bebé.[25]

Frecuencias sonoras específicas: aquí está el poder del método de activación del ADN de Luckman. Algunos de ustedes pueden estar conscientes de que nuestro matemáticamente estructurado ADN está "sintonizado" a la antigua escala de Solfeo; es resonante con ella.

De acuerdo con los matemáticos Marko Rodin y Víctor Showell, esta escala construye el universo entero.

Len Horowitz, DMD, comenta que la "dinámica creacionista de la materia tiene su origen en el espíritu acústico puro", [26] y fue vívidamente (analógicamente) por el trabajo del fallecido Dr. Hans Jenny.

Al vibrar una masa de partículas sólidas en una placa de metal en ciertas frecuencias, Jenny causó que esas partículas se organizaran espontáneamente en formas geométricas específicas. Como alternativa, la vibración de estas partículas sueltas suspendidas en un fluido podrían ser vistas creando figuras geométricas anidadas - de hecho, los sólidos platónicos, [27] - por lo tanto, el punto de Horowitz sobre la materia siendo creada por frecuencias "sónicas" en el dominio "espiritual".

Debido a que el suelo de la realidad es fundamentalmente holográfico, éste ensambla el universo manifiesto fractalmente de una manera auto-referente en la cual las formas geométricas tales como los sólidos platónicos se pueden anidar unas dentro de otras.

Simplemente utilizando la técnica vocal específica de canto correctamente afinada - el ingrediente más importante - y un diapasón de Solfeo de 528 Hertz (como se detalla en el reciente libro de Luckman Potencie su ADN ), algunos de sus elementos genéticos móviles pueden ser activados para aprovechar la mayor cantidad de energía de torsión en el tiempo-espacio/éter.

Con el método de Regenética, la activación del ADN potencial se produce progresivamente a medida que uno va a través de las diferentes etapas de potenciación, articulación, elucidación, y, por último, Transcensión.

La potenciación, la primera fase de la técnica Regenética, emplea específicamente la nota "mi" de 528 Hz, la cual ha sido utilizada por los biólogos moleculares para reparar defectos genéticos [28] y también se conoce simplemente como " Hertz del Amor". (Las activaciones posteriores incorporan más tonos de Solfeo.)

El resultado de este proceso total (el Método Regenética), que se desarrolla durante un mínimo de 27 meses, es un suave y progresivo despertar del kundalini y la curación de los cuerpos/capas físicos, mentales, emocionales y espirituales de la psique. Las alergias desaparecen, viejas lesiones se reparan, enfermedades graves pueden desaparecer, el cuerpo se desintoxica, el equipaje emocional se purga, y una sensación de paz y bienestar se desarrolla.

Algunas personas comienzan a sentir su interconexión fundamental con la creación, un desarrollo que alcanza su más plena fruición con la finalización de la etapa final, después de que los lóbulos prefrontales se han despertado a través de la tercera potenciación/activación (Elucidación), que se enfoca en el cuerpo emocional. [29]

Esto es aparentemente esencial para un sentido de la "realización de Dios" y el estado de serenidad y paz que esto trae.

Un amigo mío, cuya Potenciación (la segunda activación, que se enfoca en el cuerpo mental) recientemente realicé, mostró alteraciones inmediatas y profundas en su psicología, que me impresionaron por completo. Con su cuerpo mental armónicamente restaurado, su claridad y conciencia de sí mismo florecieron.

Sin las habituales frenéticas mentales y su resultante estrés/montaña rusa emocional, su capacidad de acceder a su propia sabiduría se disparó, y ella ya no sufre los dramáticos altibajos que la atormentaban desde hacía más de 20 años.

Por mi parte, inmediatamente después de mi propia Potenciación, [30] me di cuenta de mis manguitos rotadores dañados sentían sutilmente diferentes. En el lapso de unas semanas, se habían mejorado de manera muy significativa.

Siete meses más tarde, ya no experimenté prácticamente ningún dolor en ellos y podría estar cómodamente de lado para dormir por la noche - algo que no había sido capaz de hacer por cerca de 12 años antes, sin importar cuán positivo traté de ser o cuán determinado estaba a curarme a mí mismo. Antes de hacer mi propia Potenciación, incluso balancear los brazos hacia atrás y adelante a través de mi pecho me causaba punzantes y agudos dolores en mis hombros - pero no más.

Después de varios meses yo también experimenté un proceso de desintoxicación espontánea (principalmente a través de mis senos nasales), y mis sensibilidades a los alimentos mostraron algunas mejoras.

Con el ADN actuando como un diapasón y resonando con el canto vocal y frecuencia de Solfeo, los "errores" en las plantillas de los campos sónicos de torsión (en el tiempo-espacio) de nuestra biología son corregidos.

A nivel biológico, el ADN saltarín cambia para "reescribir" el código genético para mejorarlo, al activarse los codones previamente latentes, mientras que otros pueden ser desactivados, con el fin de mejorar los mecanismos de curación y así sucesivamente.

El investigador de la Conciencia Stephen Linsteadt ha informado de que, en la frecuencia de 528 Hz,
"Las moléculas de agua en clúster que rodean y sostienen la estructura del ADN forman un perfecto hexágono de seis lados" [31] - lo que significa que usted está aparentemente generando su propio efecto cimático interno a medida que realiza su propia potenciación!

"En teoría", escribe Horowitz, "el cierre de fase de a la frecuencia de 528 Hz envía la energía curativa más poderosa en el universo a su secuencia de aminoácidos de su ADN, que vibra en una matriz de glicoproteínas de agua estructurada, depende en gran medida de la frecuencia de 528 Hz no sólo por su estructura física, sino también por sus funciones bioeléctricas y bioacústicas." [32]

¿Un nuevo tipo de humano?

El microbiólogo Dr. Colm Kelleher ha estudiado el ADN "basura" durante años.

Afirma que los transposones son conocidos por ser los motores de la evolución, explicando que el mecanismo más plausible para iniciar un rápido cambio a gran escala en la estructura física, incluso la aparición de una nueva especie, es un "estallido simultánea transposición".

Él especula que mecanismos similares también podrían estar involucrados en una experiencia kundalini.[33]

El Kundalini, una energía física real, tal como muestro en mi libro, siempre ha sido tenido en alta estima por los místicos y videntes debido a su capacidad para despertar la conciencia superior y vivificar y restaurar el cuerpo físico. Actualiza el sistema de bioenergía.

La función principal del Kundalini en desarrollo oculto es supuestamente para pasar a través de los chakras etéricos y vivificarlos para que traigan experiencias astrales a través en la conciencia física.[34]

Una mejora de los chakras en el plano etérico, naturalmente, tiene efectos secundarios físicos positivos, ya que el cuerpo etérico es un duplicado energético de la realidad física y de hecho es considerado ser de la densidad "física" en su propio derecho (a diferencia de las energías astrales/mentales/espirituales).

El físico teórico jubilado Dr. Amit Goswami afirma en Física del Alma que la elevación del kundalini parece dar rienda suelta a las capacidades latentes de la conciencia para hacer nuevas representaciones del cuerpo vital (etérico) en el cuerpo físico.
"Hay evidencia. Las personas en quienes la kundalini ha subido y se ha integrado adecuadamente experimentan cambios corporales extraordinarios (por ejemplo, el desarrollo de nódulos en el cuerpo que [forman] la figura de una serpiente)." [35]
Los experimentadores del Kundalini también a menudo describen una luz blanca increíble envolviendo su conciencia, al subir kundalini-tipo plasma a la columna vertebral y explota en la cabeza y en el chakra de la coronilla.

El resultado en este momento es a menudo un estado de felicidad expansiva.

Un punto sobresaliente para cualquier investigador de estos temas tiene que ser que hay elementos similares en las secuelas de la activación del ADN y del kundalini, comparados con la experiencia cercana a la muerte (ECM).

Aparte de las alteraciones biofísicas (un efecto compartido por todos los grupos), muchos que han tenido una experiencia cercana a la muerte (Experiencia cercana a la muerte) han informado que experimentan un sentido más profundo de conexión con todas las cosas, los niveles más altos de la empatía, la disminución de la competitividad y el egoísmo, la eliminación del miedo de la muerte, y una mayor sensación de paz y satisfacción.

La resolución espontánea o desaparición de enfermedades graves y alergias cae bajo la categoría de transformación biofísica, que se correlaciona con el despertar del kundalini, así como la activación del ADN.

El experimentador de la cercanía a la muerte, Mellen-Thomas Benedict, por ejemplo, tenía un tumor cerebral inoperable antes de sus 90 minutos ECM. Post-ECM, su cáncer había desaparecido simplemente: Se había desaparecido [36]

Los experimentadores de la cercanía a la muerte también encuentran muy a menudo que sus facultades psíquicas se ponen a toda marcha después de la ECM, les guste o no! En su libro Transformado por la Luz, el Dr. Cherie Sutherland ofrece los estudios de casos de 50 experiencias cercanas a la muerte australianos, al menos uno de los cuales informó que después de la ECM se había vuelto tan telepática que estaban recogiendo en los monólogos internos de la gente alrededor de ellos - totalmente sin intención. [37]

El Dr. Kenneth Ring hizo la hipótesis en la década de 1990 que las experiencias cercanas a la muerte realmente hacen pasar por un despertar de la Kundalini, y dio una impresionante explicación en apoyo de la idea en el Proyecto Omega.[38]

Podríamos especular si la ECM también puede precipitar espontáneamente el sellado del "cuerpo fragmentario" (el defecto de energía en el segundo chakra) al revelar a las personas su verdadera naturaleza como "espíritu" inmortal o conciencia infinita y una parte integral del cosmos, remediando así su "conciencia de separación", así como otras cuestiones personales alrededor de auto-odio, la culpa, y así sucesivamente.

Ciertamente, la experiencia de ponerse en contacto con una fuerza de amor cósmico, compasión y total aceptación incondicional es poderosamente curativa para muchos que han tenido una experiencia cercana a la muerte. Quizás no sea sorprendente que muchos encuentren que espontáneamente desarrollan poderosas facultades curativas, incluso hasta el punto de que dejan sus carreras para convertirse en curadores de energía!

Esto sugiere la activación de las secciones previamente latentes de ADN (codones) que participan en la transmisión y la mediación de las fuerzas electromagnéticas de torsión y de energía. En 1996, Kelleher clonó un tramo de ADN humano de células T humanas activadas y la encontró que consiste en una disposición en tándem de secuencias de transposones "dispuestos como cuentas de un collar".

Fue la estructura perfecta que él había previsto para lograr "un cambio de tipo especiación a gran escala".

Kelleher predice que las personas que han tenido una ECM o han meditado durante largos períodos "deben tener un nivel más alto de transcripción de este casette de transposón". [39]

Estudios de casos de NDE disponibles parecen apoyar su afirmación.

Muchos de los que han tenido experiencias cercanas a la muerte parecen representar un nuevo tipo de ser humano: uno no sólo infinitamente más metafísicamente consciente que la persona "promedio", pero que es también más "encendido", genética y psíquicamente hablando.

En general, la experiencia cercana a la muerte parecen mostrar un nivel inusualmente alto de activación intuitiva, no muy diferente de los individuos con el kundalini despertado.

Además, sospecho que esas personas han activado un tercer (o más) filamento de ADN, y ya no funcionan en el nivel mínimo de dos hebras (¡mira donde esto nos ha llevado!).

Mi pareja Aimee, durante su propia potenciación, experimentó imágenes mentales que eran muy sugerentes de un tercer filamento siendo activado - ¿o deberíamos decir re-conectado?

Esta es una noción a la que volveré en un próximo artículo sobre la elaboración de estos temas importantes, que aparecen una y otra vez en el material de la "Nueva Era", incluyendo el convincente libro de Barbara Marciniak Mensajeros del Alba, que postula que estamos supuestos a estar funcionando en doce filamentos (!)

No hace mucho tiempo, conocí a un científico australiano innovador que hizo estudiar una muestra de ADN y fue informado de que tenía al menos de seis hebras funcionales, que los científicos aturdidos en cuestión nunca se habían visto antes.

Esto se mantuvo en silencio, obviamente.

Conclusiones Especulativas y Visiones para el Futuro

En 2003 fue puesto en marcha el proyecto de investigación del genoma, la Enciclopedia de Elementos del ADN ("ENCODE").

La combinación de los recursos de más de 400 científicos de más de treinta y dos laboratorios de todo el Reino Unido, Estados Unidos, España, Singapur y Japón, es el mayor proyecto de investigación sobre el genoma humano realizado.

A principios de septiembre de 2012, los científicos del proyecto 'Encode' confirmó, después de haber analizado los 3 mil millones de pares de códigos genéticos que comprenden nuestro ADN, que mucho más de esto es biológicamente activo de lo que se cree ampliamente:
al menos el 80% está de hecho ejecutando una función específica, confirmando que la mayor parte del ADN "basura" codificado como no-proteína no es basura en absoluto.
Quizás lo más importante en el contexto de la discusión anterior es que estos científicos también han identificado 4 millones de "genes 'switch'", son secciones del ADN que controlan cuando los genes son activados o desactivados en las células.

Estos pueden estar incluso muy alejados del gen real que ellos controlan (si usted está hablando de una cadena de ADN desenrollada).

Muchos apagados y encendidos están vinculados a cambios en los niveles de riesgo para diversas enfermedades y trastornos, [40] y tenemos el campo de la epigenética que agradecer por demostrar que los desencadenantes del ambiente local (como el estrés) es en última instancia más importante en la determinación de la activación o silenciamiento de determinados genes - y por lo tanto de nuestra salud biológica - que los defectos genéticos inherentes, que representan sólo alrededor del 5% de todas las enfermedades.

Es natural concluir que elementos/transposones del ADN móvil, que comprenden tanto como la mitad de nuestro aproximadamente 98% de ADN 'basura', están involucrados en la mediación de las funciones de al menos algunos de estos 4 millones de "genes de apagado y encendido". Además, el ADN celular (ADN satélite y también, si Brown está en lo correcto) parece interactuar con nuestra conciencia en el éter/tiempo-espacio/orden implicado.

Esto significa que las modalidades metagenéticas de la Era III como el Método de la Regenética basado en el sonido, donde el facilitador puede ser localizado a miles de kilómetros del destinatario del tratamiento, pueden ser eficaces para influir en la expresión genética, independientemente de la proximidad-sanador sanado.

En el dominio del tiempo-espacio que ocupa la conciencia, la distancia no tiene sentido.

Gracias al trabajo innovador de los investigadores en campos tan diversos como,

  • chamanismo
  • epigenética
  • tanatología
  • psiquiatría
  • biología molecular
  • hipnosis
  • kinesiología
  • ocultismo y más,

...es posible que hayamos identificado cuatro formas principales para activar nuestra latente ADN saltarín para efectuar una dramática transformación personal e incluso evolución consciente:

  • Hipnosis
  • Activación del ADN con cantos vocales y frecuencias de Solfeo
  • Despertar del kundalini
  • ECM

(Nota: los tres últimos, al parecer todos implican la activación del kundalini en diversos grados, y llegan más profundo en los múltiples niveles de su ser).

Esto es no decir nada de los procesos astrofísicos que pueden influir en la microbiología planetaria, sobre la que nosotros como individuos aparentemente tenemos poco control - una tangente de discusión para la cual que nos falta espacio aquí.

Por lo tanto, con la extinción de la ascendente "primacía del ADN" darwiniana, podemos y debemos renunciar a la moribunda noción que nuestra herencia genética es un hecho que ya no podemos cambiar en el camino orbital de la Tierra alrededor del Sol

Las diversas líneas de investigación discutidas aquí revelan que en el uso de las vocales y frecuencias específicas de luz y sonido dirigidas para cambiar deliberadamente nuestra expresión genética de una forma controlada, también podemos cambiar nuestra conciencia - y viceversa.

Podemos cambiar nuestra conciencia y, a su vez, alterar la expresión genética (más o menos permanente) y las plantillas del campo de torsión que subyacen en los campos del aura humanos basados en la luz. Ya no puede un ser humano ser concebido como un impotente pequeño 'ordenador darwiniano de carne' a merced de las fuerzas aleatorias de "selección natural".

Podemos intervenir masivamente en y acelerar nuestra evolución en la Tierra, y, utilizando el sonido como nuestro aliado, evolucionar más allá del 'hombre' en la siguiente etapa de la humanidad, como Nietzsche una vez nos imploró hacer.

Gracias a Dios por la "basura" que la naturaleza no tiró a la basura!

Fuente: http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_genoma96.htm

Recursos
[1] Gage, F.H. y A.R. Muotri, "¿Qué Hace A Cada Cerebro Único", Scientific American, March2012
[2] Brown, W., "Resonancia mórfica y Biología Cuántica", NEXUS 2012; 19 (2)
[3] Ibid.
[4] Luckman, S., Potencia Tu ADN, Crow Rising Medios transformacionales, EE.UU., 2010-11, p.116
[5] Narby, J., La Serpiente Cósmica: ADN y los orígenes del Conocimiento, Phoenix / OrionBooks, Londres, 1999, p.100
[6] Richter Das Meerungeheuer, Primera Prueba Científica de Dios, http://witscience.org/first-scientific-proof-god-found/, junio de 2014.
[7] Pinchbeck, D., 2012: El retorno de Quetzalcóatl, Jeremy P. Tarcher / Penguin, 2006, p.174
[8] Miller, Richard Alan, Iona Miller y Burt Webb, "Bioholografía Cuántica: Una revisión de la Fieldfrom 1973-2002", 2002, http://tinyurl.com/7nb72tf
[9] Fosar, G. y F. Bludorf, "Ciencia Espiritual: el ADN es influenciado por las palabras y las frecuencias", http://tinyurl.com/85npbn2
[10] Gariaev, P.P., M.J. Friedman y E.A.-Leonova Gariaeva, "Principios de Onda-Lingüística" Genética, ADN Decipher Diario 2011Jan; 1 (1): 11-24, http://tinyurl.com/76shk6a
[11] Grazyna Fosar y Franz Bludorf, de su libro VernetzteIntelligenz, citado en http://tinyurl.com/qf78vw
[12] He demostrado esto fuera de toda duda racional en La Gran Ilusión Vol . 1 (TGI 1).
[13] La discusión de Forin sobre la profundidad de torsión relacionada con la detención de fenómenos- pes, seeTGI1.
[14] Luckman, S., Sanación Consciente, Booklocker Publishing, Bangor, Maine, 2006,1stedition, p.219
[15] Yurth, DG, "Torsión de la Mecánica de Campo: Verificación de efectos de campo para no locales en Biología Humana", 5 December2000, http://tinyurl.com/6u8f69o
[16] Luckman, Sanación Consciente, op.cit., p.52. Ver también MD Jones, PSIence, New Page Books, Nueva Jersey, 2006, pp.183-6
[17] El Alma y la Física Cuántica:. Una entrevista con el Dr. Fred Alan Wolf www.fredalanwolf.com/myarticles/Soul%20and%20death%20Q&A.pdf
[18] Nowak, AM, "Campos de Torsión - Teoría del Vacío Físico - Shipov y Heim", http://tinyurl.com/yek8qcx
[19] Rein, G. y R.McCraty, "Efectos locales y no locales de frecuencias coherentes del corazón en Cambios Conformacionales de ADN", Instituto de Matemáticas del Corazón, 1 de enero de 2001, http://tinyurl.com/6m9h94r
[20] Vea S. Ostrander y Schroeder L., Descubrimientos Psíquicos Detrás de la cortina de Hierro, Bantam, 1971,2ndpr.
[21] Rein, G., "Efecto de la intención consciente sobre el ADN humano", Actas del Forumon Nueva Ciencia Internacional, Denver, Colorado, October1996, http://tinyurl.com/79mw5c7
[22] Luckman, potenciar su ADN, op. cit., p.92
[23] Ibid.
[24] Una conversación sobre el futuro de la medicina, www.dosseydossey.com/larry/QnA.html
[25] Fosar y Bludorf, Vernetzte Intelligenz, op.cit., quotedat http://tinyurl.com/qf78vw
[26] Horowitz, L.G., "¿Por qué algunas personas simplemente no se llevan bien", Veritas 2011-12; 2 (6), http://www.theveritasmagazine.com
[27] Véase el capítulo 6 de mi próximo libro La Gran Ilusión: Una Síntesis de la Ciencia y la Espiritualidad, vol.1 (Balboa Press), para obtener más detalles sobre esto.
[28] Luckman, Sanación Consciente, op. cit., p.122
[29] http://www.phoenixregenetics.org/activations/elucidation
[30] Vea mi artículo "Diario de un Potenciador de ADN" en Nuevo Amanecer, Nº 133, julio-August2012, y una versión actualizada ampliado en mi sitio web http://www.brendandmurphy.com.
[31] Linsteadt, S., "Los campos de frecuencia a nivel celular", http://tinyurl.com/82lsf5f
[32] Horowitz, op.cit.
[33] Grosso, M., Experimentando el siguiente Mundo Ahora, ParaView /libros de bolsillo, New York, 2004, p.163
[34] Véase AEPowell, el etérico Doble, El árbol del libro, San Diego, CA, 2007, Capítulo 13 (primer pub. en 1925)
[35] Goswami, A., Física del Alma, Hampton Roads Publishing Co., Charlottesville, VA, 2001, p.246
[36] Ver P.M.H. Atwater, El Gran Libro de las Experiencias Cercanas a la Muerte, Hampton Roads Publishing Co., Charlottesville, VA, 2007, pp.36-7
[37] Sutherland, C,. Transformados por la Luz: La vida después de casi muerte experiencias, BantamBooks, 1992
[38] Anillo, K., El Proyecto Omega: Experiencias cercanas a la muerte, encuentros con ovnis, y la Mente en Grande, William Morrow & Co, New York, 1992.
[39] Grosso, op.cit., Pp.163-4
[40] Walsh, F. mapa detallado de la función del genoma. www.bbc.co.uk/news/health-19202141